Por si acaso…
Por Carlos Jesús Rodríguez

*Yunes cede paso a Cuitláhuac
*Winckler-Edel: días contados

NO HUBO vencedores ni vencidos. Simple y llanamente, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares actuó con prudencia al negarse a proponer a 12 aspirantes a magistrados del Tribunal Superior de Justicia que este martes aprobaría el Congreso del Estado –instancia que aun manipula el patrañero diputado panista, Sergio “Bailador” Hernández que debe estar constreñido del coraje-, aunque habrá quienes se ufanen de poseer “fuentes fidedignas” en el altiplano y asegurar que el jefe de las instituciones del Estado recibió “fuerte reprimenda” desde la ciudad de México para que sacara las manos –y el resto del cuerpo- de los nombramientos, aun cuando proponerlos es una facultad que le compete. Y es que si bien el pleno de la Permanente podía haber aprobado con carácter provisional a los 12 magistrados que están pendientes, lo más seguro es que el próximo Congreso del Estado los habría echado abajo con la mano en la cintura y, no solo eso, todos ellos quedarían “congelados” al menos en el sexenio que viene para ocupar espacios dentro del poder judicial, pues aunque Andrés Manuel López Obrador jure y perjure que lo suyo no es la venganza, tampoco es un alma de Dios, y de que impondrá correctivos ni quien lo dude, pues ello forma parte de enviar mensajes globales a quienes dudan en alinearse. No en vano el lunes por la tarde noche, el orgulloso gobernador de Chihuahua y hasta hace poco enconado crítico de AMLO, Javier Corral Jurado, se apersonó en el aeropuerto de Ciudad Juárez para recoger a “su nuevo jefe” que este día inició los Foros para pacificar al País, y no solo eso, se lo llevó en su lujosa camioneta blindada, algo que no gustó del todo al tabasqueño que bajó el cristal de la ventanilla del copiloto para seguir charlando con los centenares de personas que lo fueron a recibir, y que a decir verdad, no lo dejaban ni dar un paso. Dicen que el miedo no anda en burro, y corral lo sabe de sobra.

PERO VOLVIENDO al tema, por las razones que fueren, se debe reconocer la sensatez del gobernador Yunes Linares al retirar su propuesta para magistrados, algo que no tuvo cuando fue impuesto el Fiscal Anticorrupción que igualmente será desbancado pese a la bravata del propio Marcos Even Torres Zamudio que, sintiéndose respaldado por el gobernante, advirtió que fue electo por cinco años y nada ni nadie podrá desbarrancarlo. Vaya insensatez del amigo del Fiscal General, Jorge Winckler Ortiz que al igual que Luis Ángel Bravo Contreras será orillado por las circunstancias a dimitir, aun cuando intente convencer a la sociedad de que la delincuencia va a la baja, y como respuesta de los propios grupos fuera de la ley obtiene varios muertos –una familia en el sur-, el atentado contra el alcalde de Paso de Ovejas que salvó la vida milagrosamente, no así un humilde profesor y director de una primaria de Puente Jula que fue alcanzado por los proyectiles cuando era parte de los invitados al convivio del munícipe.

SIN DUDA, el que no debe estar del todo satisfecho con la marcha atrás en el tema de los magistrados es el Presidente del Tribunal Superior de Justicia, a quien más le valdría ir presentando su renuncia, pues queda claro que al dejar Miguel Ángel Yunes Linares la decisión de los 12 futuros ministros en manos del, ahora, Gobernador electo, Cuitláhuac García Jiménez, éste impondrá al inmediato titular del Poder Judicial, por lo que el empresario periodístico -que suele enviar veladas amenazas vía WhatsApp creyendo acaso que los perros aún se amarran con longaniza y, que por lo tanto, es intocable- pasaría a ser un magistrado del montón con la obligación de trabajar y no solo cumplir las consignas que le ordenan. Cuitláhuac, nos dice gente cercana al próximo gobernante, viene con todo, y en ese tenor ordenará, de entrada, auditorías a los tres poderes de gobierno, pues se trata de legitimar la nueva administración cuyo sello será el combate a la corrupción, y en ese tenor no habrá ni perdón ni olvido.

LO SABE el gobernador que ya ha sido notificado, vía filtros informativos, que la Procuraduría General de la República dejará pendiente carpetas de investigación que el posterior Presidente de México se encargará de hacer efectivas o, en el peor de los casos tenerlas como un as bajo la manga por lo que llegara a ofrecerse en el futuro, algo muy común en los gobiernos priistas, y no hay que olvidar que AMLO antes de ser de izquierda fue de centro, ya que en 1970 se afilió al PRI para colaborar en la campaña del poeta Carlos Pellicer al Senado de la República. Posteriormente fue director de Estudios Sectoriales de la Secretaría de Promoción, también, de Tabasco, e impartió cursos de pedagogía en la Universidad Autónoma de aquella Entidad. Después estuvo al frente del Centro Coordinador Indigenista Chontal de Nacajuca y colaboró en la Coordinación General del Plan Nacional de Zonas Deprimidas y Grupos Marginados. En 1977 fue nombrado por el gobernador de Tabasco, Leandro Rovirosa Wade, delegado estatal del Instituto Nacional Indigenista (INI), cargo en el que se mantuvo por cinco años, enseñando a los indígenas a cultivar la tierra en “camellones” sobre pantanos. En 1982, año en el que nace su primer hijo, José Ramón López Beltrán fue designado coordinador de la campaña de Enrique González Pedrero a la gubernatura tabasqueña, y luego de ganar y tomar posesión lo designó titular del Centro de Estudios Políticos, Económicos y Sociales del Comité Directivo Estatal del PRI, y a principios de 1983 fue ungido Presidente del PRI Estatal de Tabasco, cargo al que renunció en Noviembre de ese año por conflictos con algunos sectores debido a las intenciones de López Obrador de formar comités de base para transparentar el ejercicio presupuestal de las alcaldías, algo que ya traía, y desde entonces se pasó a la izquierda.

OTROS QUE, tampoco, quedaron conformes con la decisión de Yunes Linares de no enviar al Congreso la lista de 12 magistrados “para que lo haga quien me suceda”, es la recién investida diputada local del PAN, Miriam Judith González Sheridan -ex candidata a la gubernatura por Nueva Alianza, y aliada del panismo gobernante desde que renunció a Morena–, quien acusó a sus antiguos compañeros de sentirse “dueños de Veracruz” por haber tomado el Congreso local como medida de presión ante la presunta aprobación de los magistrados por parte del PAN y PRD. “Ya se sienten los dueños de Veracruz; hay Dios mío…qué nos espera con tanta gentuza que quedó como diputado, empezando por quien será el Gobernador” enfatizó, como si se tratara de una princesa nacida en la realeza, cuando todos conocen su pasado. En ese sentido, Sergio “Bailador” Hernández, escribió a través de su cuenta de Twitter: “Violentando la vida de las instituciones no es la manera en que se va a transformar a México; hago un llamado a la cordura y la civilidad al #GLMorena para que actúe de forma responsable. Su ejemplo incita a la violencia y polariza a la sociedad; En Veracruz no queremos eso”, cuando él, el “Bailador” hizo lo propio al aprobar de manera abusiva e ilegal al Fiscal Anticorrupción que hoy está en la tablita. Bien por Yunes Linares, mal por los ardidos. Así las cosas. OPINA carjesus30@nullhotmail.com