Desde el Café

Bernardo Gutiérrez Parra

Durante su intervención en la instalación del Comité Estatal Anticorrupción que se llevó a cabo el miércoles en el Congreso local, el gobernador Miguel Ángel Yunes dio a conocer que los dos anteriores gobiernos desfalcaron al erario con 115 mil millones de pesos, el equivalente a un año de presupuesto estatal.

Yunes desglosó la cifra: 60 mil millones ya denunciados a la ASF; 34 mil millones denunciados por el ORFIS; 17 mil millones de adeudos de impuestos federales “que también se llevaron a la bolsa” y 4 mil millones de participaciones federales que le quedaron a deber a los ayuntamientos.

Agregó que hay treinta personas entre funcionarios y exfuncionarios encabezados por Javier Duarte, que están sujetos a proceso penal, o están sujetos a orden de aprehensión, a procesos de extradición o a procesos de desafuero.

Dijo que combatir la corrupción es una promesa que ha cumplido su gobierno (aunque más adelante se verá si esto es cierto), pero aprovechó el viaje para fustigar a aquellos legisladores que se negaron a votar a favor de quitar el fuero a todo funcionario público.

“Quisiera recordar que propuse una iniciativa para privar del fuero constitucional a todos los servidores públicos haciendo eco de un reclamo social que así lo demanda. Y solamente votaron en favor las diputadas y diputados que me han acompañado en estos 20 meses de cambio. Los demás, votaron en contra o se abstuvieron. Es decir, lo hicieron con una actitud absolutamente corrupta” dijo el mandatario estatal que de inmediato soltó el calambrazo.

“Sabían perfectamente bien que al quitar el fuero, cuando menos uno de los actuales diputados locales sería sometido a proceso. Pero llegará el momento, perderá el fuero por razón cronológica” indicó.

¿A qué diputado se refirió el gobernador?

Hay que descartar a Rodrigo García Escalante a pesar de los señalamientos contra él, su padre y su hermano. Los tres han forjado una sólida amistad con el gobernador y éste no los perseguirá.

También hay que descartar al ex priista Vicente Benítez, ex oficial mayor de la SEV y acusado de millonarios desfalcos, pero que se puso a las órdenes de Yunes Linares como diputado independiente y ha votado a favor todas las iniciativas enviadas al Congreso por el gobernador. Quizá lo persiga el gobierno de Cuitláhuac García porque tendrá elementos de sobra, pero no Yunes Linares.

¿Será Fernando Kuri Kuri? No.

¿Entonces?

Aunque la gran mayoría de los 50 legisladores locales son transas, viven de eso y merecen que se les siga un proceso judicial, al parecer las baterías apuntan hacia el priista Juan Manuel del Castillo González, ex subsecretario de Finanzas en 2015, y que según el ORFIS es presunto autor de un multimillonario daño patrimonial en la Cuenta Pública Estatal de ese año.

Uno de los señalamientos contra Del Castillo es que en menos de 24 horas transfirió 350 millones de pesos a empresas relacionadas con él, sin soporte contable y mucho menos presupuestal.

En marzo del 2017 quiso congraciarse con Yunes Linares y votó a favor de la propuesta de reestructuración de la deuda pública enviada al Congreso por el gobernador. Deuda calculada en 46 mil millones de pesos que dejó de herencia el gobierno de Javier Duarte.

Aunque negó que su voto fuera consecuencia de negociar su impunidad, dijo que esperaba que Yunes Linares no desatara una cacería de brujas. Y quizá el gobernador ni se acordaría de él, de no ser porque Juan Manuel votó contra el nombramiento del Fiscal Anticorrupción, Marcos Even Torres, favorito del propio Yunes.

¿Ese fue su error? La verdad quién sabe. Pero reitero, al parecer todo apunta a que Juan Manuel del Castillo será el próximo huésped de Pacho Viejo una vez que expire su fuero constitucional.

Y éste se acabará el 4 de noviembre.

bernardogup@nullhotmail.com