Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com

En no pocas ocasiones he citado en este mismo espacio, que AMLO iba a ser quien designara al Fiscal Anticorrupción, que de facto, sería un súper fiscal; pues hasta el Fiscal General, gobernadores y alcaldes podrían ser llevados a juicio por él…

 

O sea, que chamba no le iba a faltar al individuo; y poder tampoco.  Razón por la cual todos todavía quieren ser los que lo propongan o lo designen…

 

Pero parece que se dio cuenta de lo que hacía; y para restarle poder -que no se le resta de ninguna manera- decidió que mejor fueran tres.  Uno como Fiscal General, otro como Fiscal Anticorrupción y el tercero como Fiscal Electoral…

 

Como si la falta que cometiera cuales quiera de los otros dos, no caería dentro de los ámbitos de la anticorrupción.  Aunque también cabe la posibilidad de que los nombramientos sean por compromisos adquiridos…

 

Pero si por ese tener va a seguir, ya tampoco va a ser el mismo Fiscal el que investigue un secuestro, dependiendo de si el secuestrado es hombre o mujer.  Y si interviene el colectivo de homosexuales -lesbianas, genéricos y similares- pues va a poder solventar sus muchos compromisos…

 

Pero con eso solo hará más complicada la aplicación de la Justicia, que ya en el código penal contempla los delitos con sus respectivos atenuantes y agravantes.  Sin soslayar que la Suprema Corte de Justicia de la Nación, no es la Suprema Corte de Leyes de la Nación…

 

Pero, en fin.  Si la cantidad de Fiscales, con el incremento de plazas y sueldos que ello implica -aparte de que no está acorde con la política de austeridad republicana que predica- va a siquiera disminuir los delitos, pues está bien…

 

Pero parece que entre los políticos tienen el vicio de que solo se escuchan ellos mismos.  En este mismo espacio se ha repetido hasta el cansancio que para acabar con la corrupción, primero hay que acabar con la impunidad…

 

Y que ésta solo se acabará cuando vivamos en una verdadera República con la indispensable división de Poderes.  La que no podrá lograrse mientras no se aplique el Art. 39 de la Constitución que establece que Los poderes dimanan del Pueblo…

 

Por lo que los Magistrados y Ministros deben de ser electos por el voto popular, no propuestos y designados; lo que establece compromisos y distorsiona La Justicia…

 

Y lo acaba de decir el Ministro José Ramón Cossío, “Si el sistema de justicia penal no se fortalece, la pacificación no llegará”.  Y hasta donde se puede entender, el sistema no se fortalecerá con más personal o más austeridad, sino siendo total y absolutamente independiente…

 

Y ciertamente que no se va a lograr la pacificación del País mientras no se acabe con la impunidad; y la impunidad tiene su sede en el Poder Judicial y en la procuración de la Justicia.

 

Cambiando de tema…

 

Que tan rápido no estará girando el mundo, que aunque con más que justificada razón, la monarquía española se encuentra al bordo del colapso.  A tal grado que Natalia Sánchez, diputada del CUP, declaró que no volvería a ir a ningún acto donde fuera Felipe VI…

 

Aduciendo que no van a participar cuando vaya el Monarca, porque es cómplice de la negociación y la compra-venta de armas que generan conflictos globales que tienen mucho que ver con la situación lamentable que nos ha llevado a los atentados de Barcelona y otras capitales europeas.

 

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.