Desde el periodo de campaña electoral sabíamos de la dificultad que significaría el retiro del ejército y la marina de las labores de vigilancia que ahora desempeñan debido a la inoperancia de los cuerpos policiales. El próximo Secretario de Seguridad Pública nombrado por AMLO fue muy reiterativo en asegurar el retiro del ejército y la marina de las calles, pero bastó con la plática de las cabezas de ambas corporaciones con AMLO para un cambio de opinión. Se confirma ahora que el presidente morenista del senado, Martí Batres, alude a que antes de concluir el mandato de Andrés Manuel López Obrador, se contará con policías capacitados garantizar la seguridad a los mexicanos. No hay de otra, porque la guerra contra la delincuencia se va perdiendo en detrimento de todos.