José Mancha y su grupo luchan por permanecer en la dirigencia estatal del PAN, si lo logra o no pronto lo sabremos, pero en la perspectiva quienes diseñan las estrategias en ese partido deben estar considerando que el actual dirigente del PAN en el Estado será objeto de una pesquisa con doble intención: ablandar a Mancha con el asunto de los contratos conferidos a su empresa y de paso debilitar a su partido. Esta cuestión pesa en la opinión de quienes tienen a su cargo el poder de decidir o de influir en este cambio de dirigencia estatal. Por el lado del CEN nacional también habrá relevos y el asegún del grupo anayista que quiere conservar la dirigencia son los pésimos resultados electorales (22.23% de la votación total, más de 30 puntos porcentuales menos que el ganador; la alianza improductiva con el PRD y MC, entre otros), y la carpeta que la PGR mantiene abierta contra Ricardo Anaya.