La entrevista de prensa ofrecida por los presidentes Peña Nieto y el presidente electo Andrés Manuel López Obrador configuró un escenario inédito en el México moderno, con el gabinete en funciones y parte del gabinete anunciado por AMLO a la vista de todos; un evento republicano, de respeto institucional. Seis preguntas bastaron para expresar las profundas diferencias entre el modelo del gobierno actual con los propósitos del que viene: Peña Nieto prosigue su gobierno atendiendo al mandato constitucional y López Obrador respeta el ejercicio constitucional de Peña, hasta el 30 de noviembre próximo: pero el nuevo aeropuerto se sujeta a consulta ciudadana y fue determinante al anunciar la marcha atrás a la reforma educativa. En lo cual coincide con lo que horas antes había declarado Elba Esther Gordillo en su conferencia de prensa, la otra coincidencia radica en que el evento recuerda aquel otro de cuando la relevan de todo cargo, el mismo día en que declaran presidente electo a AMLO.