Números Rojos

Brenda Caballero

Apenas a mediados de marzo, Fidel Kuri Grajales, dueño de los Tiburones Rojos, acusaba al Gobernador de Veracruz Miguel Ángel Yunes Linares de congelar las cuentas de algunos de sus futbolistas. Sus declaraciones fueron tan incisivas y provocativas para crear una animadversión entre la afición escuala contra Yunes Linares, pues expresó que al gobernador no le interesaba el futbol y que el equipo se encontraba en problemas de descenso por la persecución del gobierno veracruzano.

Aquella vez dijo a Ciro Gómez Leyva: “Me persigue a mí y a mis futbolistas. Siete jugadores están siendo auditados por parte del gobierno local y cuatro de ellos tienen sus cuentas congeladas”.

Desde luego que en ese entonces no explicó que las cuentas de los jugadores estaban congeladas porque éstos no habían proporcionado en tiempo y forma la información de sus ingresos, su contabilidad, estados financieros, entre otras documentales que la autoridad les había solicitado. ¡Vaya! ni siquiera dijo que no habían pagado impuestos y que esa situación por la que atravesaban sus jugadores se la debían al mismo Club y su administración.

Hace unos días, una noticia estremeció a Veracruz, y no me refiero a todos aquellos adelantados que andan promoviéndose hasta con espectaculares para que el gobernador electo Cuitláhuac García Jiménez los tome en cuenta y voltee a verlos.

La noticia que nos dejó con la boca abierta a los veracruzanos era la salida de Memo Vázquez, técnico del equipo escualo, precisamente antes de enfrentar al América. ¿Por qué se iba Memo?

Los rumores no se hicieron esperar y se empezó a decir que fue por falta de pago. Por supuesto que Memo no lo iba a decir, pues por el famoso “Pacto de Caballeros” que aún existe podían congelarlo en el fútbol mexicano.

El que habló fue Fidel Kuri Grajales para la cadena Univisión. Primero, arremetió contra Hugo Sánchez y recordó que al goleador en España, le llamaron Indio; posteriormente, sin que el reportero le preguntara, declaró de manera irónica: “No le debo dinero a nadie, me voy a Italia mañana con el dinero de Memo Vázquez”.

Días antes, Kuri también había dicho que Memo era un mercenario del billete, un traumado, en relación con la final del futbol que disputó cuando fue técnico del Cruz Azul contra América en el año 2013 y perdió. Lo llamó mandilón pues según él, ya no lo quería como DT, sino que fue por Mario Trejo que se quedó.

Memo calló a los insultos, no así otros, como el Piojo Herrera, quien pidió una asociación de técnicos tras el caso de Memo Vázquez quien se dice, trabajaba sin contrato de por medio.

Pero la cosa no quedó allí. Memo Vázquez declaró la existencia de dobles contratos en Veracruz,  y de inmediato el periódico deportivo Récord investigó el modus operandi tras el caso de dos jugadores del Tibu: Sosthenes José Santos y Alan Santos.

Al accesar a sus casos, Eduardo Carlezzo, representante legal de ambos jugadores, dijo que Neto (Sosthenes) pactó un salario de 40 mil dólares, del cual el 10 por ciento de esta cantidad se estipula en un contrato que se registra ante la Federación Mexicana de Futbol y el 90 por ciento restante en otro contrato a cargo de una empresa desconocida por el concepto de una supuesta cesión de derechos de imagen. Se supone que muchos Club de futbol operan así para pagar menos impuestos.

Carlezzo indicó que los contratos no son entregados a los jugadores y solamente se quedan con los borradores. Lo peor es que la empresa hasta se presume fantasma.

Ahora bien, si recordamos el congelamiento de las cuentas de los jugadores en el mes de marzo y la “supuesta persecución fiscal realizada por el gobernador”, entenderemos que los jugadores fueron revisados por relacionarlos con empresas fantasma. En otras palabras, la supuesta empresa tiene que retener el impuesto a los jugadores (actividad que supongo realiza) para posteriormente enterarlo al SAT. Pero si es fantasma, se entiende que nunca lo paga. Evade Impuestos.

Ahora bien, la Liga MX aseguró que sí había contrato entre el técnico y el Club, de lo contrario, no habría podido dirigir al Tiburón.

Entre tantos dimes y diretes por los dobles contratos, ayer salió un comunicado nada más y nada menos que de Hacienda, donde informa que se investigará a los equipos del futbol mexicano por posible evasión fiscal.

Ayer jugó el Tiburón contra Chivas en un partido con poca afluencia, pues muchos aficionados ante tanto escándalo, buscaron boicotear el partido no asistiendo al Estadio Pirata Fuente.

No cabe duda que hacer declaraciones en aparente estado inconveniente, como las de Kuri Grajales, puede abrir una gran cloaca.

caballero_brenda@nullhotmail.com

@NumerosRojos_BC