Desde el Café
Por Bernardo Gutiérrez Parra

Al parecer sin el menor rubor, la presidenta del Congreso local María Elisa Manterola Sainz, dijo que los amparos para echar abajo el nombramiento del Fiscal Anticorrupción, Marcos Even Torres Zamudio, no prosperarán porque todo se hizo conforme a la Ley.

La legisladora agregó que quienes aspiraron al cargo tienen derecho a estar inconformes y presentar los amparos que consideren pertinentes, pero con la pena, no podrán tumbar a Even Torres. “Las cosas se hicieron conforme a derecho, se hicieron conforme a una convocatoria, y no hay temor a que se caiga el nombramiento de Torres Zamudio”.

María Elisa miente y ella lo sabe, pero lo grave es que piense que los veracruzanos son una manada de imbéciles dispuestos a creer su mentira.

La designación de Even Torres se hizo violando la Constitución y quienes la violaron fueron un grupúsculo de legisladores a las órdenes del gobernador Miguel Ángel Yunes entre los que se encuentran la propia señora Manterola, Sergio Hernández Hernández y María Josefina Gamboa Torales.

Y el atentado fue pedestre, escandaloso e ignominioso.

¿Cómo puede decir que el nombramiento se hizo conforme a la Ley cuando ésta fue transgredida por 26 diputados presuntamente maiceados?

¿De dónde saca que las cosas se hicieron bien cuando una minoría legislativa avaló el nombramiento del Fiscal Anticorrupción por encima de una mayoría opositora?

Quizá a Marcos Even no lo tumben los amparos de los aspirantes inconformes, pero de que su nombramiento está viciado de origen y que sólo alcanzará a cobrar unas cuantas quincenas eso es seguro. Tan seguro como que María Elisa Manterola no volverá a ser diputada; al menos en la siguiente Legislatura.

Este martes se cumplieron tres años del asesinato en la Ciudad de México del fotoperiodista Rubén Espinosa y de la activista Nadia Vera. Amigos y familiares se reunieron en la Plaza Lerdo para recordar a las víctimas y exigir justicia.

Ahí la activista Edith Escalona dijo que Veracruz está secuestrado por la delincuencia gubernamental y la verdad es que no le falta razón.

Pero también está secuestrado por el miedo, la inseguridad, la violencia y por la delincuencia legislativa representada por un grupo de hombres y mujeres serviles al Ejecutivo estatal.

Esa camarilla no vaciló en imponer como Fiscal Anticorrupción a un sujeto que es señalado de corrupto, con conflicto de intereses y que no da el perfil para el puesto; pero que es el favorito del señor gobernador.

El violadero de leyes que hicieron trascendió al estado y fue nota en los medios nacionales.

Pero según la presidenta del Congreso local María Elisa Manterola, todo se hizo conforme a derecho.

Aquí entre nosotros señora, ¿no sintió como que se ruborizaba cuando dijo semejante barbaridad? ¿No le dio vergüenza estar consciente de que mentía?

 ¿No?

Caray, qué pena.

bernardogup@nullhotmail.com