Xalapa, Ver. 30 de agosto de 2018/ Redacción por Sociedad 3.0

Ante el video de Enrique Peña Nieto sobre los 43 normalistas de Ayotzinapa, las criticas se hicieron presentes por parte de la Amnistía Internacional (AI) denunciando que el mandatario actúa de manera “negligente e indolente” al seguir reivindicando la llamada “verdad histórica” sobre la desaparición de los normalistas.

Por su parte el Centro de Derechos Humanos reprobó que el presidente utilice tema tan delicado para sus espots con motivo de su sexto informe de gobierno.

Erika Guevara, directora de AI para las Américas, sostiene que la defensa que hace Peña de la versión según la cual los estudiantes fueron quemados en el basurero de Cocula y sus cenizas esparcidas en el río San Juan, ““es un acto negligente e indolente”, ya que dicha hipótesis ya fue descartada por diversas organizaciones y expertos independientes que la han analizado rigurosamente.

“Es una muestra más de la decisión política del Gobierno del presidente Peña Nieto de invertir todos los recursos disponibles para ocultar los hechos en vez de garantizar verdad, justicia y reparación para las víctimas y sus familias”, añadió.

En el mismo sentido, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Prodh) reprobó la emisión de entrevistas y spots en radio y televisión en los que Peña Nieto insiste en defender la “verdad histórica”.

En un posicionamiento sobre el tema, la organización civil recordó que la indagatoria de la Procuraduría General de la República sobre el caso Iguala ha sido reprobada por todas las instancias externas al gobierno federal que la han revisado, entre ellas el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y, más recientemente, un tribunal del Poder Judicial de la Federación.

“No es la reticencia de los padres y las madres a aceptar dicha versión el principal pendiente del caso, sino la ausencia de un esclarecimiento sostenido en pruebas científicas irrebatibles”, sostuvo el Centro Prodh.