Veinticinco jornaleros agrícolas originarios de Veracruz, entre ellos nueve menores de edad, fueron rescatados de un rancho en donde eran obligados a trabajar en condiciones de explotación y sin registro en el Instituto Mexicano del Seguro Social, informó el secretario de Trabajo en el estado, Román Alberto Cepeda González, publicó La Jornada.

Por su parte, la procuraduría de los niños, niñas y de la familia (Pronnif) se hizo cargo del resguardo de los menores hasta conocer su situación legal.

Los hechos fueron denunciados en la Fiscalía especializada para personas desaparecidas, la cual investiga ya las condiciones en que los jornaleros llegaron desde Tantoyuca, Veracruz, hasta el ejido Benecio López Padilla de General Cepeda, en la zona sureste de Coahuila.

El rancho se localiza sobre la carretera Saltillo-Torreón, a la altura del kilómetro 95.5 y de acuerdo con la Secretaría de Trabajo, es propiedad del empresario Marcelo Siller Cepeda. En el lugar laboraban 25 personas, nueve de ellos adolescentes de entre 13 y 17 años. En el grupo de jornaleros había dos mujeres.

Los trabajadores fueron contratados por un presunto enganchador a quien se identifica como Juan Antonio Santiago, en la ciudad de Tantoyuca, Veracruz, para cumplir un contrato del 19 de julio al 17 de septiembre para la siembra y cosecha de tomatillo, chile serrano y habanero en el rancho de Marcelo Siller Cepeda. Tras entrevistarse con los trabajadores, se informó que laboraban de lunes a domingo de 9 a 17 horas; la paga para los trabajadores era a destajo a 25 pesos la arpillera.

“Al realizar la inspección del lugar se encontró que las condiciones del alojamiento en una galera no cuentan con sanitarios, ni con agua potable, no tiene cocina ni comedor, además de no tener un área de higiene personal ni las condiciones idóneas para descansar”, señaló la ST en un comunicado. Los jornaleros serán enviados a su lugar de origen.

Coahuila- 2018-08-1316:55:03- La Jornada / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO