Xalapa- 2018-08-0214:37:38- Ya que el World Trade Center de Boca del Rio tiene una deuda por casi 90 millones de pesos, con pendientes ante la Secretaría de Hacienda, el gobierno del Estado está negociando para evitar embargos.

De acuerdo con el titular de la Secretaría de Turismo y Cultura, Leopoldo Domínguez Armengual, la administración de Javier Duarte dejó pendientes por 85 millones de pesos, además de que hay adeudos fiscales por unos dos millones de pesos que complican el funcionamiento del edificio.

“Sí es rentable, el problema es que está muy deteriorado y tiene una deuda bastante fuerte, de alrededor de 85 millones de pesos, así lo recibimos, con una deuda también con el fisco que se está solventando (…).

“La del fisco todavía no está cuantificada al 100 por ciento pero son alrededor de 2 millones de pesos”, declaró.

Explicó que actualmente buscan evitar embargos como los ocurridos en el Museo Interactivo de Xalapa, recordando que los pendientes por 85 millones de pesos fueron denunciados en su momento ante la Fiscalía General, pero no hay mayores avances para esclarecer el destino de esos recursos.

Domínguez Armengual admitió que incluso tienen dificultades para poder pagar la energía eléctrica, aunque el actual gobierno “no ha fallado hasta el momento”.

“Hay aires acondicionados, tenemos luz y se han llevado a cabo eventos de primera”, refirió ante las críticas de algunos empresarios quienes acusan que el actual gobierno no ha generado turismo de convenciones.

En ese sentido descalificó las declaraciones del ex presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles de Xalapa y la Región, Reynaldo Quirarte Mora, aseverando que no tiene ninguna representación y no es hotelero, pues únicamente es “motelero”.

Hay que recordar que el empresario criticó la falta de difusión del Estado y la baja cantidad de turistas en la capital para esta época de verano, a lo que Domínguez Armengual replicó que se tienen registros de una afluencia del 60 por ciento según las cifras del ayuntamiento y de hoteleros de la zona.

Finalmente, el secretario defendió la notaría entregada a su hijo, Eduardo Domínguez Zamudio, aseverando que desde 2013 había ganado una patente, sin embargo el gobierno de Javier Duarte lo “bloqueó”.

“Esto obedece a que en junio de 2013 presentó el examen de aspirante y el gobierno anterior le bloqueó la publicación, pese a que cumplió con todos los requisitos. Lo único que se hizo ahora es cumplir con lo que mandata la Ley y por eso se publicó la patente de aspirante”, justificó, rechazando que el cargo haya sido entregada por el actual gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares.