El presidente Enrique Peña Nieto afirmó que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) debe plantearse la posibilidad de una refundación luego de la “derrota multifactorial” sufrida en las urnas el pasado 1 de julio, la cual podría incluir un cambio de siglas.

En entrevista para La Jornada, el mandatario señaló que su participación en la elección fue completamente “institucional” y supo de los resultados cuando el INE los dio a conocer, mostrando siempre “absoluto respeto” e “imparcialidad”, sin dejar de apoyar a su partido.

Consideró que la baja popularidad de su gobierno terminó por perjudicar a José Antonio Meade Kuribreña, a quien calificó como un “gran candidato”; sin embargo, matizó su responsabilidad en la derrota agregando que el resultado de la elección fue “multifactorial” y todos los partidos tradicionales fueron castigados por el voto antisistema.

Sobre el futuro del Revolucionario Institucional, dijo no ser “mago ni adivino” para saber si volverá a ganar la Presidencia de la República; en todo caso, reflexionó, el partido debe “redefinirse y replantearse para poder seguir siendo una opción política”,

Este proceso podría incluir un cambio “de nombre y de escencia” para dar una señal clara de cambio y renovación al electorado, pues “si conserva los apellidos no funciona”.