Morena sacó del anonimato político a la señora Eva Cadena, entre otras féminas que incursionaron en la política veracruzana en 2016 y por obra y gracia de un duartismo sumido en la ignominia y el paso arrollador del lopezobradorismo ganaron una elección popular que las llevó al Congreso local. Pero la resplandeciente magia del poder hace presa fácil a quien no está preparado para su impacto y esto sucedió con la Señora Cadena. Renunció a la bancada morenista para convertirse en “independiente”, pero fue utilizada con propósitos electorales y en esa tarea colaboró con fruición empeñosa, ha sido pieza de repuesto para lo que políticamente se ofrezca. Pero en ese andar sinuoso ha sufrido serios descalabros, el más reciente fue esta semana, cuando desde el Comité Ejecutivo Nacional del PAN rechazaron la más fresca de sus filiaciones: no en el PAN le dijeron. Entonces ¿dónde irá? El PES y el PANAL ya desaparecieron, quedan MC o al PRD que están ávidos de militancia o ¿la recibiría el PRI?