Xalapa- 2018-08-2213:35:00- El gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares heredará una cosecha de cárteles a la próxima administración estatal: la hegemonía de Jalisco Nueva Generación, Los Zetas, Golfo y la presencia reducida de células del Cártel del Noreste, de los hermanos Treviño Morales, confirmó en entrevista para Imagen del Golfo el escritor y especialista en temas de seguridad Ricardo Ravelo.

Ravelo desmintió los reportes que advierten el aniquilamiento de Los Zetas en Veracruz: “Lo cierto es que por lo menos (Los Zetas) tienen el 30 o 40 por ciento del control del estado. Eso es sin duda real”. Sin embargo, el dominio criminal en Veracruz lo tiene el capo Rubén Nemesio Oseguera Cervantes, ‘El Mencho’.

Un legado de sangre y violencia es la que el panismo dejará al futuro gobernador Cuitláhuac García Jiménez. Con las rupturas de Los Zetas en Veracruz han surgido ‘ramificaciones’ delincuenciales: Zetas Sangre Nueva (principalmente en la zona centro de Veracruz), 35 Zeta (norte de la entidad y Xalapa), Zetas Vieja Escuela (sur de Veracruz); Grupo Sombra, del Cártel del Golfo (zona norte del estado), sin que lleguen a tener la organización y alcance de los principales clanes del crimen organizado.

Ricardo Ravelo distingue la particularidad que hace difícil identificar a los mandos de Los Zetas, a la vez que les permite mayor margen de operaciones en Veracruz y el país: “Las cabezas van moviéndose mucho. (Los Zetas) es un cártel con mucha actividad. Se desplaza por regiones. Hoy son unos los líderes, mañana son otros. A partir de que cayó la cabeza en Tamaulipas hubo reacomodos en todas las zonas”.

Años atrás, en Veracruz se detectó la presencia del Cártel de Juárez con el gobierno de Miguel Alemán y el de Sinaloa al finalizar el gobierno de Fidel Herrera Beltrán y comienzos del de Javier Duarte de Ochoa.

 Luis Ferrer / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO