Durante el proceso electoral recientemente concluido, Amadeo Flores dejó circular la versión sobre la metamorfosis de Vía Veracruzana, de agrupación priista a partido político, aunque en abril su dirigente formal anunció el apoyo de esa organización a la candidatura panista al gobierno veracruzano. Hasta allí todo iba bien pues caminaban en consenso con el gobierno local, pero el resultado electoral pudo haber cambiado ese proyecto y adicionalmente la propuesta de AMLO de reducir al 50 por ciento el financiamiento a los partidos, es un anuncio desalentador, sin duda. Pero fundamentalmente influye el sentido de la nueva correlación de fuerzas, pues Morena pinta para partido hegemónico y el PAN como el partido opositor con mayor fuerza política, ¿quedará Vía Veracruzana como un apéndice del PAN, o morirá de inacción?