“fue un vil engaño, un rotundo fracaso”,

Alguna que otra ceja se habrá levantado en el equipo de Peña Nieto respecto de la declaración de AMLO sobre la Reforma Energética: “fue un vil engaño, un rotundo fracaso”, aunque no se requiere de ser un perito en asuntos petroleros para inferir que en México resulta muy difícil, por no decir que imposible, concluir en un año la reconfiguración de las seis refinerías existentes,  iniciar la construcción de una nueva y reactivar la perforación de pozos petroleros para aumentar su producción y de esa manera reducir el costo de la gasolina, tal como lo ofrece el presidente electo Andrés Manuel López Obrador. Porque, si como afirma el propio AMLO, “cuando iban a aprobar la reforma energética, ahí está el testimonio, se puede revisar, llegaron a decir que para este año, 2018, se iban a estar extrayendo tres millones de barriles y se están extrayendo, repito, un millón 800 mil y concluye: “O sea, fue un vil engaño, ¿cómo hará para resolver ese desfase en un año? O quienes han estado al frente de Pemex han sido ineptos o el nuevo equipo humano sabe de todas todas. Ya veremos y ojala resulte lo ofrecido.