Sociedad 3.0

Trasciende en círculos de abogados de la ciudad la eventual desaparición de la Séptima Sala del Tribunal Superior de Justicia, promovida por el aún presidente del Pleno y del Consejo de la Judicatura, Edel Álvarez Peña, para desestabilizar el trabajo de tres magistrados que se han manifestado en oposición a su errática gestión, que son Martha Ramírez Trejo, Alberto Sosa Hernández y Raúl Pimentel Murrieta.

Existe la posibilidad de que los tres sean reubicados en espacios vacíos con su personal de confianza, aunque la venganza de Edel puede llegar hasta el grado de moverlos, pero sin personal, porque los otros espacios aún conservan a proyectistas familiares de magistrados.

Las versiones indican que uno de los argumentos que se emplearían sería la austeridad, aunque no es justificable porque el presupuesto ya fue aprobado por el Congreso y aunque esos colaboradores no trabajen, se les seguirán pagando sus sueldos.

Tampoco la austeridad se entendería cuando simultáneamente el presidente del Tribunal está creando quince juzgados de lo familiar y pretende crear quince juzgados microrregionales, además de endeudar al Poder Judicial con más de mil millones de pesos, han manifestado trabajadores a algunos litigantes.

La reunión se realizará a las 12:45 horas. Cabe recordar que apenas este lunes, diputados electos dieron una rueda de prensa donde señalaron que están poniendo atención especialmente a los manejos que están teniendo lugar en el Tribunal Superior de Justicia.

Abogados postulantes reconocen que la Séptima Sala es una de las mejores, pues  va al día en la resolución de casos y los criterios adoptados están ajustados a derecho y a los lineamientos establecidos en los instrumentos internacionales.