Estados Unidos amenazó este lunes con arrestar y procesar a jueces y a otros funcionarios de la Corte Penal Internacional (CPI) si el tribunal emprende acciones por crímenes de guerra contra estadunidenses que lucharon en Afganistán, afirmó que esa instancia está muerta para nosotros y la calificó de ilegítima.

Vamos a impedir a esos jueces y fiscales la entrada a Estados Unidos. Vamos a aplicar sanciones contra sus bienes en el sistema financiero estadunidense y vamos a entablar querellas contra ellos en nuestro sistema judicial, advirtió John Bolton, consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

Haremos lo mismo con cualquier compañía o Estado que ayude a una investigación de la CPI en contra de los estadunidenses, dijo ante la organización conservadora Federalist Society, en Washington.

Bolton acusó a la corte internacional encargada de juzgar principalmente crímenes de guerra y de lesa humanidad de ser ineficaz, irresponsable y francamente peligrosa para Estados Unidos, Israel y otros aliados.

Para Estados Unidos cualquier iniciativa sobre las acciones de efectivos de seguridad suyos sería una investigación completamente infundada e injustificable.

La Corte Penal Internacional se rige por el Estatuto de Roma, un tratado ratificado por 123 países. Su fiscal puede abrir sus propias investigaciones sin permiso de los jueces, siempre y cuando impliquen a un país miembro, en este caso, Afganistán.

Con información de LaJornada