Para Ricardo Anaya, la multa por 16 mil pesos que le impuso la Sala Especializada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, debe parecerle intrascendente, como simple detalle de campaña pues según el Tribunal calumnió al empresario José María Riobóo cuando sugirió que éste había cometido actos de corrupción cuando la construcción del segundo piso en el periférico en tiempos de López Obrador. Nada frente a la denuncia de lavado de dinero que opera en su contra en la PGR. Anaya fue el más recalcitrante critico de AMLO durante la campaña presidencial, y hasta el momento no se ha reunido con el ya presidente electo, tal como sí lo hizo Meade desde el principio, y recientemente Jaime Rodríguez, El Bronco. ¿Acaso habrá rescoldos sin apagar?