Una joven de 19 años, quien estaba embarazada de siete meses, fue hallada muerta con golpes en el cuerpo y con restos del cordón umbilical en la avenida JB Lobos de Veracruz.

La joven en situación de calle frecuentaba el Centro Histórico, el parque Zamora y la avenida 20 de Noviembre.

Sus padres y hermanos reclaman justicia, piden la intervención del gobierno para que se castigue a quienes cegaron la vida de la chica, pero sobre todo para hallar al bebé que esperaba.

El principal sospechoso de este asesinato es la ex pareja de Esmeralda Rodríguez, al que solo conocen como “El Jimmy”.

La joven se fue a Oaxaca y regresó embarazada. La última vez que la vieron fue el 12 de agosto y estaba con un franelero en la avenida 20 de Noviembre.

Volvieron a tener noticias de ella cuando les avisaron que había sido encontrada muerta en la vía pública, con golpes en el cuerpo, sangrando, con restos del cordón umbilical y con un cobertor encima.

Cuando la vieron en el servicio médico forense ya le habían hecho la autopsia; la mayor de las hermanas, Rosaura Rodríguez, ignora qué decía el acta de defunción que le mostraron pues no sabe leer.

Acudió a presentar denuncia pero le dijeron que ya la misma estaba hecha por oficio, pero no le aclararon de qué murió y menos donde está el producto del posible parto prematuro.

 “Queremos encontrar a mi sobrino, sea vivo o sea muerto, lo queremos que nos lo regresen”, dijo su hermano Roberto.

María Pedraza Pioquinto, quien desde poco antes de los 16 años conoció a la joven a quien le celebró sus 15 años, aunque realmente cumplía 16, expresó que Esmeralda le decía mamá; fue vecina y amiga de su madre quien falleció hace varios años.

Cuando María Pedraza pasaba mucho tiempo sin saber de ella salía a buscarla a la calle donde podía estar.

Igual que sus consanguíneos pidió justicia para su “hija” adoptiva, quien fue sepultada en medio de gritos de reclamo de justicia.

Veracruz- 2018-09-0419:36:40- Agencias/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO