A 50 años de la marcha del silencio en 1968, alumnos de la UNAM y otras escuelas se movilizaron este jueves, en repudio a la violencia ocurrida el pasado 3 de septiembre en la Rectoría, cuando un grupo de porros atacó a estudiantes del CCH Azcapotzalco.

La marcha fue encabezada por estudiantes del CCH Azcapotzalco, quienes fueron escuchados y atendidos en sus demandas  por el rector de la máxima casa de estudios, Enrique Graue.

“El que no brinque es porro”, fue uno de los gritos que se escuchó en los contingentes al inicio, pero después se suspendieron las porras y consignas para recordar la manifestación ocurrida en 1968.

Jóvenes de la UAM y el Politécnico también se sumaron a la marcha, en conmemoración de lo ocurrido hace medio siglo, cuando se realizó en protesta por el desalojo violento de la Plaza de la Constitución.

Al llegar al llamado “antimonumento” de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, ubicado en Paseo de la Reforma y Avenida Juárez, la marcha de universitarios se manifestó con la V de la victoria y guardó un minuto de silencio, para enseguida romper el silencio.

Encabezados por estudiantes del CCH Azcapotzalco, los comités del 68 y de Atenco, pasaron lista de cada uno de los 43 jóvenes desaparecidos de la normal de Ayotzinapa, Guerrero.