Redacción 12-09-2018.- Cuatro ataques terroristas en Afganistán dejaron 33 muertos ayer. Uno de los ataques ocurrió durante una manifestación para pedir el despido de un comandante de la Policía, otro cerca de una escuela para niñas; ambos atentados en la provincia de Nangarhar, en el este del país.

El ataque ocurrió cuando un insurgente suicida hizo detonar los explosivos que portaba en su chaleco en el distrito de Momand Darah, al este de la capital provincial, Jalalabad, dijo el vocero del gobernador de Nangarhar, Attaullah Khogyanai.

Los talibanes rechazaron la responsabilidad del atentado en un breve comunicado de su vocero Zabihullah Mujahid, quien precisó que condenaban los ataques contra objetivos civiles.

Ese fue el cuarto ataque ocurrido ayer en Nangarhar, después de que un menor de 14 años murió y otros cuatro civiles resultaran heridos en tres explosiones consecutivas ocurridas cerca de dos escuelas para niñas.