¿Estarán conscientes los noveles miembros del flamante Comité Ciudadano de Vigilancia y Seguimiento del Proceso de Entrega y Recepción de las Dependencias y Entidades de la Administración Pública 2016-2018 que están dejando en prenda sus prestigios personales y los de las instituciones que representan al prestarse para avalar la gestión del régimen yunista?

Y no es que ellos sean quienes vayan a certificar que las cuentas públicas sean correctas, porque seguramente han sido invitados sólo a testimoniar que los procedimientos de transferencia y enlace con la siguiente administración son correctos.

Sin embargo, para la gestión mediática, el presente es un régimen con saldos considerables, con evidentes malos manejos, con abusos de los cuales se conocen algunos y se revelarán muchos otros, cuya mala fama acabará por arrastrar a cualquier persona que sea asociada con los personajes cuya administración fenece.

No es así, pero pareciera que ellos serán avales anticipados de los estropicios por conocerse.