Sociedad 3.0

Información de trabajadores de la Comisión del Agua del Estado de Veracruz (CAEV) revela que la subdirectora administrativa, Mónica Elizabet Villa Corrales, realiza una especie de campaña entre presidentes municipales para convencerlos de que soliciten la transferencia de las oficinas operadoras y sus sistemas rurales a los municipios, especialmente aquellos gobernados por el Partido Acción Nacional, aunque invita a los de todos los partidos, a fin de dejar desmantelada a la CAEV para cuando entre el próximo gobierno estatal.

Hasta el momento, los cabildos que han solicitado las transferencias de los sistemas hidráulicos son Álamo, Soledad de Doblado, Tuxpan, Martínez de la Torre, Isla, Jalacingo, Tomatlán, Tantoyuca, Naranjos, Cazones, Nogales, Cosoleacaque, Santiago Tuxtla, Chumatlán (sistema rural), Acayucan, Tres Valles, Chacaltianguis, Misantla, Tlacojalpan y Pánuco.

La extinción de la Comisión porque sus sistemas pasen a control de los municipios dejaría en el desempleo a cerca de 3 mil trabajadores que ahí laboran.

Los empleados ponen como ejemplo de mala administración municipal de los recursos hidráulicos, la privatización del Sistema de Agua y Saneamiento (SAS) de la zona metropolitana Veracruz-Boca del Río y Medellín de Veracruz, ahora Grupo MAS, que es una sociedad conformada por la brasileña Odebrecht, y la española Aguas de Barcelona, actualmente concesionaria de este servicio, que tuvo como resultado el aumento a las tarifas mensuales por agua, alcantarillado y drenaje, servicios deficientes y nula inversión en la modernización de la infraestructura hidráulica.