Según la publicación de su agenda, China pedirá la próxima semana a la Organización Mundial del Comercio permiso para imponer sanciones a Estados Unidos.

La iniciativa busca abordar lo que Beijing considera el incumplimiento por parte de Washington de una resolución sobre una disputa que China abrió en 2013 sobre aranceles antidumping de Estados Unidos. Es probable que la solicitud desemboque en años de discusiones legales sobre las sanciones y su cantidad.

El año pasado, China ganó un fallo de la OMC sobre la disputa, relacionada con varias industrias como maquinaria y productos electrónicos, industria ligera, metales y minerales, con un valor de exportación anual de hasta 8,400 millones de dólares.