La restricción de operaciones aéreas que implica el funcionamiento simultáneo del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y el eventual aeropuerto de Santa Lucía, alternativa que técnicamente sí es viable, implicaría perder competitividad en el sector en el corto plazo y no resolverá el problema de saturación existente, por lo que es necesario continuar con la construcción de la nueva terminal, opinaron pilotos, controladores aéreos e ingenieros aeronáuticos.

Incluso, el presidente del Colegio de Pilotos Aviadores de México, Heriberto Salazar, aseguró que la propuesta de dos terminales “daría como resultado una saturación dentro de cinco a ocho años, de acuerdo con cifras que analizan el crecimiento nacional de los últimos años, que es de 6 a 7%” y se debe pensar en el largo plazo. Como parte de la discusión pública actual, los colegios de expertos en la industria aérea realizaron diversos estudios que ya entregaron al equipo de transición del nuevo gobierno, los cuales están basados en su ética profesional.

Junto con el director de la Cámara Nacional de Aerotransportes, Rodrigo Pérez-Alonso, ofrecieron una conferencia de prensa, en donde también se hizo la petición para que el gobierno federal, a través de la Dirección General de Aeronáutica Civil haga un pronunciamiento sobre el tema, porque finalmente son quienes autorizan las operaciones aéreas. En el caso del Colegio de Controladores de Tránsito Aéreo de México (Coctam), su presidente, Víctor David Anguiano, explicó que realizaron una simulación de despegues y aterrizajes con la información disponible con los dos aeropuertos funcionando, como es la propuesta del próximo gobierno.

“Ahí estuvimos checando qué pasaría y de ahí vemos que se interfieren enormemente (las trayectorias de vuelo) y esto pone en riesgo, no vamos a decir peligro, la seguridad. Tenemos que tomar acción para que eso no suceda y haya siempre la separación correcta entre aeronaves, no hicimos el estudio en términos de porcentaje incrementado, como tal, pero sí nos dimos cuenta de que no podría estar al mismo tiempo operando con eficiencia”, comentó.

En el encuentro con medios, dejó en claro que desde su perspectiva de controlador aéreo sí es posible que funcionen los dos aeropuertos, pero tendrían que alternarse para evitar interferencias y eso implicaría reducir operaciones, cuando lo que se busca es incrementarlas para tener un país más competitivo.

Con información de ElEconomista