Xalapa- 2018-09-0812:42:53- LeticiaCruz/ La desaparición de la Séptima Sala penal del Poder Judicial del Estado de Veracruz es  cuestionable, ya que aunque es una decisión legal ni contribuye a la austeridad, como se argumenta, ni agilizará la impartición de justicia; por el contrario, podría alentarla, advirtió en entrevista para el corporativo IMAGEN DEL GOLFO, Carlos Antonio Vázquez Azuara, investigador en Ciencias Jurídicas y miembro del Conacyt.

“Si bien es cierto que la desaparición de la Séptima Sala en materia penal es una cuestión apegada a la legalidad, porque sí se establece dentro de la Ley Orgánica y las decisiones administrativas del Poder Judicial del Estado la posibilidad de la organización y reorganización de la estructura interna de este poder, igual de cierto es que resultaría cuestionable la desaparición”.

El pasado 5 de septiembre, el Pleno del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Veracruz decidió eliminar la Séptima Sala del Poder Judicial.

TRAS DESAPARICIÓN DE SALA, NI AUSTERIDAD NI EFICIENCIA

Dicha decisión -de desaparecer la Séptima Sala- es cuestionable, explicó Carlos Antonio Vázquez Azuara, porque en primer lugar el argumento toral descansa sobre una visión de austeridad del Poder Judicial. Sin embargo, “debemos tener presente que los Magistrados que la integraban, Raúl Pimentel, Alberto Sosa y Martha Ramírez Trejo, son vitalicios, por tanto no pueden ser removidos de su nombramiento. Luego entonces, serán reubicados, por tanto en cuestión salarial no hay ahorro”.

Asimismo, en cuestión del pago al personal de la sala que desaparece, se llegó al acuerdo de que también serán reubicados en otras áreas, por lo que en cuanto a salarios no hay ningún ahorro, “siendo esto uno de los gastos más sustanciales de una sala, por lo que es cuestionable la cuestión de austeridad”.

El otro razonamiento para desaparecer la sala, refirió el jurista, descansaba sobre el hecho de que en ésta casi no tenían trabajo en relación a las demás, por lo que se dijo que las salas Primera, Tercera y Quinta podrían absorber ese trabajo. Sin embargo, puntualizó, esto también resulta ser un argumento “poco contundente”.

“En realidad debemos entender que el hecho de que las salas tengan mucha carga de trabajo no quiere decir que sean más eficientes o eficaces en su trabajo, o el hecho de que tengan menos expedientes que resolver no quiere decir que están haciendo poco trabajo o que no lo están haciendo bien. La eficiencia y eficacia en una sala no se mide por el número de expedientes que llevan, se mide por el número de resoluciones que se logran sostener en esta segunda instancia, y sobre todo por la calidad de las sentencias”.

En ese aspecto, expuso Carlos Antonio Vázquez Azuara, la Séptima Sala estaba haciendo muy buen trabajo y estaba teniendo un alto índice de asuntos que se confirmaban en la vía del amparo.

“Ahora que esta sala deja de funcionar, el trabajo se reparte entre las demás, y ahora tendremos más saturación en las otras salas y esto pudiera alentar la justicia. Por estos razonamientos considero que es cuestionable, aunque jurídica pero cuestionable, la decisión de desaparecer una Séptima Sala que estaba haciendo bien su trabajo”.

ACCESO A LA JUSTICIA

Dadas las demandas de justicia que hay en el estado de Veracruz, la desaparición de la Séptima Sala no es una medida que verdaderamente sea reflejo de los objetivos que se pretendían cumplir como lo es la austeridad y, sobre todo el acceso a la justicia.

“Hay un principio que establece claramente que la justicia que llega retardada no es justicia. Luego entonces cuando una sala está más saturada de trabajo tendrá que demorar más tiempo en sus resoluciones y esto representa mayores lapsos en el acceso a la justicia, y eso pudiera generar un deterioro precisamente en los justiciables, en la víctima, en el imputado, que quienes intervienen directamente en los procedimientos de índole penal”.

En este escenario, enfatizó, la desaparición de la Séptima Sala Penal del Poder Judicial del Estado de Veracruz, además de ser cuestionable pudiera generar “un deterioro en el acceso a la justicia penal”.

Es necesario, acentuó el Investigador en Ciencias Jurídicas, que las decisiones que se toman en el Poder Judicial se expliquen de manera más profunda para que la percepción generalizada no sea de un deterioro a este poder en Veracruz.