Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com

 

De que se puede hacer el aeropuerto en donde ya lo están construyendo, se puede.  Han hecho aeropuertos en los lugares más inverosímiles.  La ingeniería moderna es impresionante…

Aunque hay que decir que en la antigüedad, sin la tecnología de la que actualmente se  dispone, se hicieron construcciones ciclópeas; que sí ahora ya no se hacen tal vez sea por falta de recursos, diría un ingeniero…

Pero hay carreteras y puentes que aún existen y dan servicio, que fueron construidos por los romanos, y no se diga los maravillosos acueductos que aún están en pie, y cuyo declive es tan exacto, por no decir perfecto, que si ahora se hiciera alguno, seguro que al inaugurarlo tendría fallas -se inundan las estaciones del Metro-…

Pero estábamos en el aeropuerto a medio construir.  Por cierto que ya no se ha escrito una sola letra sobre la barda perimetral que estaba construyendo la SEDENA; y que ya había solicitado ampliación del presupuesto; pero mejor de eso ni hablamos, no vaya siendo…

Pareciera que no les importa otra cosa que no sea el dinero; no solo para construirlo, sino también para el mantenimiento, que según el informe de los ingenieros, será bastante caro por las condiciones del propio terreno…

Lo que lejos de amilanar a los entusiastas contratistas, los llena de complacencia, de regocijo y de júbilo -vayamos jubilosos podrían decir- pues como los yanquis, que con las guerras ganan destruyendo; también ganan con la reconstrucción…

El caso es que con todo y la modernidad, se construye no muy bien; para después poder hacerse cargo de las reparaciones  ¡Vaya! poca…

Lo que no debe pasarse por alto, es que el ingeniero Salvador Landeros Ayala, quien habló en nombre de los que intervinieron en el estudio, dijo que el aeropuerto se podía hacer ahí en Texcoco; aunque sería caro en comparación a lo que habría que invertir en Santa Lucía…

Que ellos daban el dictamen al respecto; que es lo que les pidieron.  La factibilidad de construirlo ahí.  Sin embargo, eso no quiere decir que no haya otras opciones viables y más económicas…

Pero independientemente de que se pida la opinión de los expertos; y que la mayoría de los analistas y medios hablen de los polos de desarrollo y la conveniencia de los habitantes de la zona que tendrían fuentes de trabajo y la plusvalía de sus terrenos…

Descalificando con ello la opinión que puedan tener los referidos pobladores; argumentando que no pueden saber nada de ingeniería hidráulica o de suelos; o de fatiga de materiales, que solo entienden los que conocen la materia…

El caso es que se sigue pensando solo en función del dinero; y poco se habla de la afectación que se hará al ecosistema.  Piensan en el hoy; no en el mañana.  Ya bastante daño le hemos causado a la Pachamama -y a nosotros mismos- con tan inconsciente proceder, como para continuar en las mismas.  Pero nada más no entendemos…

Actuamos irreflexivamente sin pensar en las consecuencias que de manera inevitable se afrontarán tarde o temprano.  El paso migratorio de las aves no les importa.  Y como si no hubiera amargas experiencias al respecto, olvidan los aviones que se han estrellado como consecuencia de que un ave entró en una turbina y la hizo estallar, precipitando al aparato a tierra…

El más conocido de esos accidentes fue el del Concord en el aeropuerto Charles de Gaulle, en París el 25 de julio del 2000; aunque posteriormente dijeron que fue una banda de titanio la que entró en dos de las turbinas.

Y nos vemos mañana si el Sol me presta vida.