Despertar a Tiempo
Romeo González Medrano
13 de septiembre de 2018

            A veces creo que me moriré de un coraje por la rabia que provoca la impotencia ante el cinismo y la arbitrariedad de un sistema de salud caduco y corrupto como el que se padece en uno de los centro médicos más importante de México, me refiero al 20 de Noviembre de la Ciudad de México. No por algo ha sido motivo de escándalos de corrupción. Un diagnóstico que me lo han confesado “en corto” algunos de los reconocidos internacionalmente y buenos especialistas del mismo centro medico como muestra de la inconformidad que comparten con un paciente critico.

“ haga usted un escrito, lo presenta en la oficina de quejas y espere en 15 días la respuesta” Eso me dijo la joven secretaria del Director de ese hospital y en ese momento estallé y para sorpresa de todos los presentes, empleados y derechohabientes, me desahogué a grito abierto en uno más de los mítines “que acostumbro” , dice mi familia y los que seguiré haciendo mientras subsista esa realidad. ….Acaso no es ya un derecho elegir la forma de morir? no por algo soy y a mucho orgullo parte de la generación protestataria del 68.

Suena a lo que se les pegue la gana llamarle porque aún somos pocos los derechohabientes del ISSSTE que reaccionamos así, si fuéramos todos, otra sería la consecuencia y la prueba la tenemos el 1 de julio pasado. A mi ningún medicamento me ha anestesiado la dignidad. Tengo 2 años en tratamiento y he recibido atención cálida y de calidad de algunos médicos y personal pero ha sido la excepción. También tengo ese mismo de tiempo soportando la negligencia de médicos y autoridades irresponsables como es el caso del departamento de imagenología cuyos servicios dejan mucho de que hablar. Viaje todo un día para llegar a una cita al departamento de Oncología que aun no disponía de la interpretación de mi tomografía pulmonar y no obstante ser gratis un mensaje o llamada, nadie me avisó que no viajara toda vez que aun no se disponía de los resultados. Nadie hay encargado de la pinche tarea de enviar un mensaje de texto en una institución que llego a tener a un director campeón nacional en redes sociales. No como favor sino como obligación de un sistema centralizado que ha sembrado de hospitales como elefantes blancos el territorio nacional. No es esta la primera vez, llevo más de 20 tomografías que me han hecho. El Instituto acaba de adquirir un tomógrafo “de última generación” pero no compraron, por inexistente, un personal con cultura de servicio. Esto mismo le pasó a la Delegada del ISSSTE  en Xalapa con la compra de un moderno mastógrafo. Como me gustaría ver la cara que pongan todos estos cuando el nuevo gobierno popular después de una o dos evaluaciones decida despedir y sustituir al 30% de todos ustedes, les expresé, espero estar presente para aportar pruebas a ese deslinde de lo que vale y lo que no vale la pena conservar. Veo que no cambian ni ante esa posibilidad, añadí y un secretaria, una señora adulta mayor, al ver que temblaba, enrojecía  e incendiaba el ambiente, se paró de su silla se acercó a mi y casi con ternura me pidió que me calmara, que me haría mas daño. Me tomó del brazo y me llevó al recorrido de oficinas que debían darme atención. Tengo anotado su nombre y teléfono. Poco a poco fui recuperando la normalidad mientras pensaba en silencio espero morir en paz y en mi casa con mi familia. Mejor me calmo. También espero que antes de ese día al menos lea la noticia de que “tembló” varias veces el ISSSTE en señal de arranque de la prometida y comprometida “IV Transformación” en una institución que debiera ser ejemplo de servicio y de cumplimiento de un derecho constitucional, de derechos sociales y valores humanos y no de favores a humanos o sea la visión paternalista, clientelar y autoritaria del Estado mexicano cuya mafia incluye a muchos mas que el gabinete de EPN. Y lo que digo, no se piense que solo es hoy, lo he reiterado toda mi vida parte de lo cual está publicado muchas veces antes. Esperemos que al Dr. Jorge Alcocer , próximo titular del Sector Salud abra las puertas a la participación reformadora de todos o sea casi 10 millones de familiares y trabajadores de este instituto y también de todos los mexicanos y mexicanas que tratan con el IMSS, SSA Y SEGURO IMPOPULAR y que no acepte ser secuestrado por la tecno burocracia de siempre, experta en fórmulas para que todo cambie y TODO SIGA IGUAL.