Los Políticos

Salvador Muñoz

Parece fortuito, pero no lo es… el hecho de que Mariana Dunyaska García Rojas pertenezca a la Mesa Directiva de la LXIV Legislatura del Congreso de la Unión, obliga a replantearse algunas cosas que pueden ir, por ejemplo, en algo tan simple como echar un ojo a las últimas mesas: en la LXIII, no hubo veracruzano; en la LXII, tampoco; en la LXI, menos… Notar la ausencia de los jarochos en las pasadas legislaturas es lo fácil. Lo complicado es entender cómo entre los 82 diputados de la fracción legislativa del PAN, se elige a una veracruzana para ocupar tal cargo… ¿qué implica el estar ahí? Muchas cosas que están más alejadas de la suerte, simpatía o padrinazgos, y más cerca de la experiencia, del trabajo político y sí, hasta el de la tenacidad.

II

Bajo el riesgo de equivocarme, ningún diputado del PAN que inició la LXIV Legislatura local, tenía experiencia legislativa salvo Marco Antonio Núñez López (en el ámbito local) y Mariana Dunyaska García Rojas (ex diputada federal). Luego llegó Tito Delfín Cano, quien ya había pasado por el Palacio de Encanto. Es curioso, pero en año y medio que estuvo en el Congreso local, pareciera que la experiencia de Mariana Dunyaska fue relegada… dije “pareciera”. El fondo de la olla lo conocen los mismos panistas. En tanto, en San Lázaro, García Rojas contendió entre ex diputados federales, locales, ex senadores, y si me apuran, por ahí contra un ex gobernador, para ocupar el cargo de secretaria de la Mesa Directiva y al final, fue designada o elegida entre esos 82 diputados para que junto con Marco Antonio Adame Castillo representen al PAN.

III

Más de 101 mil sufragios la convierten además de diputada federal por el distrito 12, en la panista más votada en todo el país, lo que por sí, le da cierta autoridad de representatividad entre compañeros del partido. Su labor de gestoría, como es habitual, se centró en su distrito local, pero si de ayudar se trata, queda claro que no hay demarcación para hacerlo, como por ejemplo, hace un año, sin hacer ruido ni alharaca, se dirigió a Morelos para entregar 100 plantas de luz a damnificados por el sismo. Eso, por hablar de su persona, pues como política, supo hacer excelentes relaciones con ex compañeros en la bancada de la LXII Legislatura, algunos de ellos, reencontrados en este momento, lo que hicieron posible que contara con su voto. ¡Claro! También sabe del teje y maneje de la política, con zurcido invisible.

IV

Mariana no se hizo de la noche a la mañana… desde los 18 años sabe lo que implicó ser oposición cuando a la hora de colgar gallardetes sufría el “bullying político” de aquellos que la perseguían y hasta ofendían por ser panista. Pero también sabe lo que implica estar entre los que ganan cuando el servicio público sirve para eso: servir… y el albergue de Santa Ana es el mejor ejemplo de ello… nomás 400 hijos le dio.

La posición que guarda en el Congreso la tiene bien definida: trabajar por Veracruz y redoblar esfuerzos a sabiendas de que, como es costumbre, el poder tanto político como económico se concentra en el centro, en el altiplano…

Si bien, legislar es la base de su trabajo, impulsar el desarrollo económico y social a favor de Veracruz, su encomienda personal, en especial en la zona sur del Estado, en aras de que crezca el campo y se fortalezca el medio ambiente.

A lo mejor a muchos no les caiga el veinte del lugar que guarda Mariana Dunyaska en San Lázaro, pero si lo anterior no les es suficiente, bastaría recordar que de los 499 diputados que conforman el Congreso de la Unión (uno no protestó por estar hospitalizado), doce integran la Mesa Directiva con un Presidente, tres vicepresidentes y ocho secretarios, todos ellos emanados de distintas fuerzas políticas, es decir, por todos los partidos. Hay de Morena, del PAN, del PRI, del PT, uno más del Movimiento Ciudadano y otro más del PES, uno del PRD y una, del PVEM, lo que de cierta manera se podría hablar de una pluralidad en la Mesa Directiva de la LXIV Legislatura federal. ¿Qué vendría a dar al traste con esta pluralidad? La Junta de Coordinación Política.

Por ello, no es tan descabellada la idea de Porfirio Muñoz Ledo de empoderar la Mesa Directiva desapareciendo la Jucopo…

Si Muñoz Ledo logra su cometido, no sólo el presidente de la Mesa Directiva se empodera… también sus integrantes.

smcainito@nullgmail.com