En el Congreso federal, en las oficinas centrales, en sus sectores estatales, en todas sus áreas el Partido Revolucionario Institucional luce en estado catatónico, su dirigencia apenas da señales de vida pero su retórica no despierta los ánimos caídos, ya que después de la tremenda derrota se avizora un panorama desolador. ¿Cuál será la mejor estrategia a adoptar por este Partido Político otrora hegemónico y centro electoral de los gobiernos federales pasados para subsistir? El gobierno de MORENA tiene entre sus estrategias fortalecerse para enfrentar retos venideros, sigue el modelo priista del siglo pasado: convertirse en eje central del nuevo sistema político y lo podrá lograr con facilidad si no encuentra oposición al frente ni de derecha, ni de centro ni de izquierda. ¿El PAN se levantará de su derrota y divisiones internas? ¿EL PRI buscará ubucarse en el Centro del diagrama político ideológico? Son interrogantes cuyas respuestas no se encontrarán en 2018, es decir, mientras se reacomodan las fuerzas políticas.