El proyecto del Tren Maya es una de las grandes expectativas creadas durante la campaña de Morena y uno de las más ambiciosas propuestas del próximo gobierno federal; estaba originalmente proyectado a 800 kilómetros pero se alarga a mil 500 kilómetros; costaba 64 mil millones ahora se cotiza en 150,000 millones. Pero aún no entra en funciones el gobierno de López Obrador y ya surgen los peros: se duda de la demanda del servicio, el alto costo de construcción y equipamiento, se teme destrucción de selvas,  origen seguro del recurso para su construcción y mantenimiento etc. En la experiencia inmediata anterior Peña Nieto ofreció aquel proyecto del Tren Transpeninsular pero fue transformado por conveniencia en la rehabilitación de la ruta Valladolid- Coatzacoalcos, y esto da lugar a una nueva propuesta empresarial: utilizarla para el tren turístico Mérida- Palenque. Además, para el Tren Maya aún no se tiene el proyecto, después vendría la licitación y después… a ver qué pasa.