En la última recta de la administración de Enrique Peña Nieto, la proporción de mujeres que se emplea en el sector formal es menor que la de hombres. La equidad de género en materia laboral está todavía lejana.

De acuerdo con datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, el número de mujeres aseguradas en el Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS) ha crecido a un nivel significativamente menor al que lo han hecho los hombres durante la administración actual.

Cuando Peña Nieto comenzó su gestión había 16.06 millones de asegurados en el país, monto del cual 36.1% correspondía al género femenino; para julio del 2018, la participación llegó a 37.3%, es decir, sólo un aumento de 1.1 puntos porcentuales en alrededor de seis años.

La Ciudad de México es la entidad que presenta el mayor nivel de participación laboral de mujeres como parte del stock total (40.6%), pese a ello, persiste el rezago de este género en materia de generación de empleos.

En la capital se han creado 265,342 plazas ocupadas en el mercado formal por mujeres desde enero del 2013 hasta julio del 2018, cifra que se ve opacada contra los 385,320 hombres incorporados en el mismo periodo.

Con información de ElEconomista