La ahora diputada Tatiana Clouthier midió muy bien sus tiempos y movimientos cuando decidió elegir la diputación en vez de una de las tres Subsecretarías a que se reducirá la poderosa Secretaría de Gobernación de antaño. Así sí es posible entender la propuesta del presidente electo para que la señora Olga Sánchez Ortega presida esa Secretaría, y no por ausencia de capacidad sino de experiencia para operar los asuntos que tiene asignados todavía en el actual gobierno. En el gobierno de López Obrador, Gobernación ya no será la súper secretaría a cuyo cargo está la gobernanza y la seguridad pública, pues con el adelgazamiento a que ha sido sometida será casi de mero trámite. Lo de la señora Clouthier no fue enojo, molestia sino frío cálculo político.