Prosa aprisa
Por Arturo Reyes Isidoro

“Deje de hostigar a mi gobierno”, explotó en un mensaje en video el 7 de mayo el alcalde de Xalapa, Hipólito Rodríguez Herrero. Se dirigía al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares.

Su petición era en respuesta a otro mensaje, también en video, en el que el titular del Ejecutivo estatal lo calificaba de “insensato” por presuntamente haber frenado la instalación de videocámaras en la capital del Estado.

El roce se dio en plena campaña por la gubernatura cuando el gobernante estatal decidió instalar cámaras (lo que se tomó como un acto de propaganda electoral) y el Ayuntamiento paró los trabajos porque dijo que la empresa contratada para ello no había solicitado los permisos correspondientes y que además estaba dañando el medio ambiente.

“El señor gobernador debe estar sereno. Nosotros no tenemos un hijo en campaña, él sí. Que procure estar en calma, a todos nos conviene trabajar por el bien de los xalapeños y de los veracruzanos”, expresó el alcalde.

En el fondo, la rispidez era parte del enfrentamiento entre Yunes y Morena, en especial contra el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador y el candidato a la gubernatura Cuitláhuac García.

El munícipe había sido parte de otras acciones como mantas que aparecieron en distintos puntos de la ciudad denunciando un viaje que realizó a Argentina cuando tenía apenas dos meses y días en el cargo.

“Hipólito regresa de Argentina, atiende la escasez de agua y los problemas de los ambulantes”, se leía en una.

En realidad, agrediendo al presidente municipal se agredía a Morena, pero en especial a Cuitláhuac, quien impulsó la candidatura y el triunfo de Rodríguez Herrero.

Apenas han pasado casi cuatro meses de aquella queja del alcalde xalapeño y ya hay signos de que podría haberse iniciado la venganza por parte del hoy gobernador electo en la persona del presidente municipal del puerto de Veracruz Fernando Yunes Márquez, ahora que Morena ha ganado la presidencia, la gubernatura, las senadurías y la mayoría en los congresos federal y estatal.

El joven es hijo del gobernador Yunes y ha quedado expuesto a ser quien pague los costos de las acciones que se atribuyen a su padre en contra de Morena y sus candidatos, quien además tuvo abiertos enfrentamientos verbales con López Obrador, hoy presidente electo.

Como bien apuntó ayer el columnista Raymundo Jiménez, extrañó sobremanera que a la reunión que encabezaron la señora Beatriz Gutiérrez Müller y Cuitláhuac como parte de los preparativos para la conmemoración de los 500 años de la fundación del puerto no haya sido invitado el alcalde que será anfitrión de los festejos.

Para mí no dejó de ser significativo que además la sesión de trabajo con los integrantes de la fundación creada para el festejo se celebró en un hotel de Boca del Río, donde la familia ahora en el poder Yunes Linares-Márquez tiene su bastión.

Tres días después, ayer el gobernador electo inició la semana con una conferencia de prensa también en Boca del Río exhortando al alcalde Yunes Márquez a que actúe para impedir otra inundación como la del 4 de agosto pasado, anunciando que una vez que tome posesión enviará al Congreso una iniciativa para que se revise la concesión otorgada al Grupo Metropolitano de Agua y Saneamiento (MAS) presuntamente favorecida por la administración municipal yunista.

Cuitláhuac se presentó con integrantes de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) quienes elaboraron un dictamen técnico que atribuye la inundación a la falta de mantenimiento a la red pluvial y a remodelaciones en el bulevar Ávila Camacho que habría realizado el gobierno yunista.

Indirectamente, con ello el futuro gobernante de Morena exhibe a la actual administración estatal por las obras pero también porque no habría actuado contra el alcalde ni la empresa responsables.

Carambolazo político, pues, que puede ser un adelanto de lo que vendrá en un futuro no muy lejano y que tendrá como protagonistas al joven alcalde jarocho y  al gobernador electo, este con todo Morena atrás y con todo el apoyo de López Obrador quien, según se maneja al interior de ese partido, le “tiene puesta la mira” al gobernador saliente.

Seguramente, seguro como estaba de que con su hijo mayor retendría la gubernatura, Yunes Linares no se midió en su confrontación con los morenos y ahora otro hijo puede pagar las consecuencias, o ya las ha empezado a pagar. Así es la política.

Decepcionante, la bancada de Morena

Decepcionante, limitada, poco preparada se vio ayer parte de la futura bancada de Morena durante una conferencia de prensa que ofrecieron sus integrantes en las instalaciones del Congreso.

Dijeron prácticamente nada y él único que capoteó las preguntas de los experimentados reporteros de la fuente fue el diputado por Tuxpan, antes expriista y expanista José Manuel Pozos Castro.

Fuera de él, el resto de sus compañeros, entre ellos los de Emiliano Zapata, Papantla, Poza Rica y Córdoba, poco pudieron ayudar a la imagen de Morena.

Los reporteros lanzaron preguntas concretas, especificas, puntuales, que nadie pudo responder.

Temas básicos para una bancada que, como dijeron, ya trabaja en los tópicos que a Veracruz interesan, entre ellos las acciones de austeridad que implementarán, los principales puntos de la agenda legislativa que juntos desarrollarán, quién los encabezará oficialmente, la postura de los morenos ante el tema del aborto y el Fiscal Anticorrupción encontraron la misma respuesta: lo estamos analizando, estamos ya en ello.

¿Habrán estado  conscientes de la oportunidad que dejaron ir de mostrar su mejor rostro legislativo posible ante los electores que los llevan a ocupar una curul?

Cierto, no se nace sabiendo, pero estos cuates ya debieron haber estado recibiendo cursos de capacitación intensivos para no llegar a hacer el ridículo. Están verdes, muy verdes. ¿Supo usted, gober Cuitláhuac, lo que pasó ayer con sus chicos en el Congreso?

¡Se alquila el coche de Américo!

¿Qué creen lectores? El coche Karmann Ghia Convertible de Américo no se descompuso, ¡le faltaba gasolina! (así de pobres han quedado ahora en el PRI).

No es un coche cualquiera. Cuando el exalcalde de Xalapa se casó, al salir de la iglesia se transportó en él (algunos amigos suyos me dijeron que de vez en cuando llegaba en él a la universidad).

Investigué. En efecto, además de muy llamativo, el carro tiene motor de “vocho”, y es de Américo (se lo heredó y regaló su padre Guillermo como regalo de bodas) pero lo usa su hermana Anilú.

Resulta que ella es wedding planner y se dedica a organizar eventos sociales, bodas, y el “cochecito” va incluido. Lo renta a recién casados que salen en él arrastrando latas y haciendo un buen ruido nupcial.

Lo que supe ayer es que, lógicamente, tiene un gran valor sentimental para la familia, y que el maestro Guillermo Zúñiga lo obtuvo a su vez hace veinticinco años como un regalo del reconocido columnista tamaulipeco Rubén Narváez, con quien el maestro Memo contemporizó de joven en el CEN del PRI.

¡Uf! Cuánta información. Pues si así como mantiene en muy buen estado ese “cochechito” Américo conserva  lo que quedó del PRI, le puede dar un buen levantón.

Promueve la esposa de AMLO La Antigua

¡Vaya! Al menos la doctora Beatriz Gutiérrez Müller ha empezado a promover los sitios históricos de Veracruz, lo que puede ayudar a atraer visitantes.

Luego de su visita del fin de semana a Veracruz, el mismo sábado 1 de septiembre publicó en su cuenta de Twitter @beatrizGMuller: “Antigua casa de Hernán Cortés en La Antigua Veracruz. Este es el lugar donde se fundó la Villa Rica de la Vera Cruz. Fue la Casa del Quinto Real hasta el siglo XVIII”.

Su texto lo acompañó con una fotografía del sitio. Dado que ella tiene ahora los reflectores encima, su interés por La Antigua y su mensaje han de tener algún impacto positivo.