El Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) ratificó este miércoles la pérdida de registro de los partidos Nueva Alianza (NA) y Encuentro Social (PES), como consecuencia de no haber obtenido el porcentaje mínimo de 3% de la votación en ninguna de las elecciones federales del 1 de julio.

Aprobados por unanimidad los dictámenes emitidos por la Junta General Ejecutiva, misma que desestimó las pruebas presentadas por ambos partidos en el ejercicio de su respectivo derecho de audiencia, el pasado 6 de septiembre, el INE fijó su postura final en este caso.

En palabras de su secretario ejecutivo, Edmundo Jacobo Molina, tanto el PES como el Panal serán obligados a cubrir con sus obligaciones en materia de fiscalización hasta concluir con el procedimiento de liquidación de su patrimonio, mientras que los tiempos en radio y televisión que se les había designado serán redistribuidos entre los otros partidos políticos nacionales.

“No debe olvidarse que el respaldo social (a los partidos políticos) y su permanencia se evalúa en cada elección. Esa evaluación, lo reitero, la hace la ciudadanía y nadie más que ellos, a través del sufragio. Son las y los ciudadanos los que deciden qué partidos se quedan y qué partidos salen de nuestro sistema político”, dijo Lorenzo Córdova, presidente del INE.

Sin embargo, los presidentes del PES y del Panal adelantaron que impugnaran la decisión del INE ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), máxima autoridad electoral, por lo que aún no puede oficializarse la desaparición de ambos partidos.

“No consentimos el acto de autoridad que en esta sesión se materializa. Acudiremos al Tribunal Electoral, una vez más, a defender nuestro derecho a la asociación política de más de 700 mil ciudadanos que se identifican con el color y las causas turquesas (…) Algún día, quizá, el Tribunal asumirá el papel que la República le confiere”, dijo el presidente del Panal, Luis Castro, en el pleno del Consejo General.

De perder la impugnación, advirtió que buscarán su registro de nueva cuenta “para estar en la boleta en la elección federal intermedia y seguir siendo la fuerza liberal que el México del siglo XXI requiere”.

Con información de Proceso