Para explicar el asunto de los contratos obtenidos de la SIOP por sus empresas, dice el presidente del PAN, José de Jesús Mancha, que tiene derecho a trabajar para ganarse la vida, y sin duda le asiste la razón; pero omite hablar del conflicto de intereses que se genera en la relación contractual, pues su condición de presidente de un Partido Político lo coloca al margen de la normatividad del caso y pudo incurrir en circunstancias ilícitas, al igual que el dador de la canonjía. Tal situación la definirá el resultado de las denuncias que se han presentado sobre este polémico, caso en el cual están involucrados servidores públicos de un gobierno panista y el presidente del partido en el gobierno. Tal situación no es nueva pues forma parte de una rutina en la cual el contratismo opera a favor de políticos afines a un gobierno, pero los actuales tiempos obligan no solo a ser honesto, también a parecerlo.