Desde Xalapa, la capital de los veracruzanos, buen sábado para todos.

Hoy hace 23 años se fundó el Instituto Veracruzano de Educación Superior S.C., mejor conocido por Universidad IVES; su gestación empezó hace ya 25 años en la biblioteca de la ANUIES ubicada en la ahora Ciudad de México, en un periodo verdaderamente complicado de mi vida, sin trabajo y con dos hijos a quien darles sustento.

Su nacimiento se dio a partir de la lectura de un periódico de nuestra entidad donde se describía la situación de los miles de alumnos que no encontraban cupo en la UV, así germinó la idea de fundar una institución educativa que privilegiara la calidad en todos sus servicios a costos accesibles y que fuera una opción real para los jóvenes veracruzanos que buscaran ser agentes del cambio en su comunidad.

A más de dos décadas de distancia contamos con más de 50 programas académicos con RVOE y todos los que trabajamos en nuestra institución nos sentimos muy orgullosos de pertenecer a ella.

Hemos becado a más de 4 mil alumnos de escasos recursos y/o de excelente rendimiento académico, cultural o deportivo; han egresado más 11 mil alumnos de bachillerato, licenciatura y posgrado, quienes aparte de ser profesionales con sólida preparación académica, son sobretodo ciudadanos con conciencia social, con valores, que cumplen cabalmente con la misión fundacional del IVES, ser personas que contribuyen a transformar para bien a nuestra sociedad.

Particularmente doy gracias a todos los que me han acompañado en el camino o en parte de el. A mis queridos y entrañables amigos que con tanta lealtad y profesionalismo dieron lo mejor para la institución y que se nos han adelantado en el camino. A los compañeros trabajadores y profesores que son la columna vertebral de nuestra querida Casa de Estudios.

A ellos se debe el crecimiento y consolidación de nuestra universidad. A lo largo del camino hemos enfrentado dificultades enormes y obstáculos que en su momento parecían insuperables, gracias al esfuerzo de toda nuestra comunidad los hemos solventado.

Gracias también a la confianza que han depositado en nosotros nuestros alumnos y padres de familia. También, por supuesto, le doy gracias a Dios y a la vida por la oportunidad de servir a la sociedad de esta manera.

Ahora, ya con el relevo generacional y el formidable apoyo de mis hijos, familia y colaboradores, toca continuar trabajando para seguir creciendo y consolidando a nuestra universidad como lo soñamos algún día: que IVES siga cumpliendo con su responsabilidad social y continúe siendo una alternativa de calidad educativa para nuestros jóvenes, contribuyendo así al desarrollo de nuestro pueblo y a construir una sociedad más justa e igualitaria!

Muchas gracias a todos!!!