De acuerdo con información de Moody’s, Standard & Poor’s (S&P) y Fitch, México es un emisor soberano con grado de inversión en las tres principales agencias calificadoras, con un rating que ubica la capacidad de pago del sector público en el escalón de los países cuyas cuentas fiscales tienen “alta solvencia”, consigna

Según con la nomenclatura que utilizan las firmas para indicar al inversionista la probabilidad de impago de los emisores soberanos, México presenta una posibilidad de 0.01 a 1.10%, de caer en moratoria.

En Moody’s, que es la agencia que tiene a México con la nota más alta, en “A3”, la nomenclatura o escalón de la calificación indica una probabilidad de impago entre 0.01 y 0.26 por ciento.

El rating que ostenta el emisor mexicano en Standard & Poor’s y Fitch es “BBB+”, que señala al inversionista que el riesgo de insolvencia se ubica entre 0.10 y 1.10 por ciento.

La calificación de México en las tres agencias evidencia que desde el punto de vista financiero, el país cuenta con alta solvencia y dista de la observación del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, cuando afirmó que el país se encuentra en bancarrota.

Economistas consignan que un default financiero, impago de la deuda o suspensión de pagos se presentan cuando el soberano no puede afrontar el pago de los intereses o del principal de una deuda cuando llega el vencimiento, esto es cuando un deudor no puede cumplir con la obligación leal de pagar.

Con información de ElEconomista