El nuevo esquema de cobro de impuestos se basará en tenerle confianza al ciudadano, en lugar de tratarlo como a un delincuente, anunció ayer el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ante empresarios de la Cámara de la Industria de la Transformación (Caintra), que abarrotaron una sala del Centro Internacional de Negocios Monterrey-Cintermex.

De acuerdo con La Jornada, el próximo titular del Ejecutivo federal no dio fecha, pero prometió que “tan pronto mi gobierno se gane la confianza de la gente”, las declaraciones serán una vez al año, con una fórmula sencilla y confiando en la palabra de cada persona.

“No vamos a tener un aparato fiscalizador, sino sólo un mecanismo de evaluación, una especie de sorteo para indagatorias, para detectar quién está mintiendo, pero sin generalizar, pero eso implica mucha madurez y no lo haremos por ahora, sino más adelante, cuando el gobierno tenga la confianza de la gente y esto va a ser para toda persona física o moral”, explicó.

Allí, en Cintermex, estuvieron los capitanes de empresas como Cemex, Femsa, Gruma, Autlán, Alfa y Protexa. Los mismos que en la recta final de las campañas aplaudieron al panista Ricardo Anaya, esta vez abrieron los brazos a López Obrador y lo interrumpieron en tres ocasiones con aplausos y hasta carcajadas.

Ciudad de México- 2018-09-0509:22:42- La Jornada / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO