Corre en internet una larga cauda de verdades a medias, o sea mentiras, que todos repetimos porque así se difunden y le otorgamos crédito irreflexivo. Aunque también episodios y frases cuyo parentesco con la verdad es inexistente, por ejemplo: María Antonieta no  “si no tienen pan, que coman pastel”, frase “de Jean-Jacques Rousseau dos años antes de que ella llegara a Francia”. También que George Washington “no fue el primer presidente de Estados Unidos. Antes de que resultara elegido en las primeras elecciones de dicho país hubo nueve hombres que fungieron como presidentes provisionales”. Igual que Mozart no se llamaba Amadeus, “ese apelativo surgió de un comentario que le hizo un príncipe prusiano. Su nombre real era: Joannes Chrysostomus Wolfgangus Theophilus Mozart”. Pero ¿quién está en lo cierto?