Redacción 05-09-2018.-En total, 13 países de Latinoamérica se reunieron en Quito, Ecuador, para abordar la crisis de Venezuela y los efectos que repercuten en la región. Chile y otras 10 naciones llamaron al gobierno de Nicolás Maduro a recibir ayuda humanitaria.

Los países “hacen un llamado a la apertura de un mecanismo de asistencia humanitaria que permita descomprimir la crítica situación, brindando atención inmediata en origen a los ciudadanos afectados”, reza el texto.

A la declaración conjunta adhirieron Brasil, Perú, Argentina, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Paraguay, Uruguay y Chile, mientras que Bolivia, aliado de Venezuela, se restó de firmar y República Dominicana dijo que lo haría después.

A juicio de Maduro, los venezolanos que han emigrado de su país lo han hecho para “probar suerte” en el extranjero, siendo 600.000 en los últimos dos años, según sus cifras. Sin embargo, la ONU estima que se trata de 2,3 millones de venezolanos que viven en el exterior, de los cuales 1,6 millones dejaron su país a partir de 2015, cuando se agudizó la hiperinflación.

Al respecto, la vicepresidente venezolana, Delcy Rodríguez, había acusado horas antes a funcionarios de Naciones Unidas de “convertir un flujo migratorio normal en una crisis humanitaria justificadora de una intervención”.

En el acuerdo, los países latinoamericanos decidieron “continuar trabajando de manera individual y cooperar según cada país lo estime adecuado y oportuno, con la provisión de asistencia humanitaria; acceso a mecanismos de permanencia regular, incluyendo la consideración de procesos de regularización migratoria”.

A eso, comprometieron sus esfuerzos para combatir la trata de personas, el tráfico ilícito de migrantes, la discriminación y la xenofobia. Además, solicitaron ayuda económica para regularizar a los migrantes venezolanos.

“Hemos coincidido en que es muy difícil que los estados podamos afrontar (…) los requerimientos en los servicios públicos que estamos obligados a brindarles”, declaró el director de Asuntos Consulares de Perú, César Bustamante.

En esa línea, contrarios al gobierno de Maduro, Estados Unidos ha entregado ayuda a Colombia y Brasil para atender a los venezolanos, mientras el jefe del gobierno español, Pedro Sánchez, anunció la semana pasada recursos europeos por 35 millones de euros.