Veracruz- 2018-09-0214:13:59- En forma escalonada y con excepción del mexicano Cuauhtémoc, los otros 7 veleros que participaron en el Festival Velas Latinoamérica 2018 abandonaron el puerto de Veracruz desde la mañana dominical y a lo largo del día.

Conforme al calendario, el primero en dejar uno de los dos muelles que forman la puerta de la bahía fue el ecuatoriano Guayas, después de las 10:00 de la mañana, frente a una gigantesca ola humana que desde el Muelle de la T lo despidió ondeando las manos.

Previamente, integrantes de la Armada de México ofrecieron un espectáculo aéreo a modo de despedida. Momentos más tarde el velero de Ecuador fue remolcado por las embarcaciones a cargo de esa tarea hasta afuera de la bahía, ondeando su bandera con fragmentos amarillo y rojo.

Más tarde, poco antes de las 11:00 correspondió el turno al Cisne Branco, de Brasil. Cuya tripulación de apostó sobre la borda de ese velero para despedir a lo lejos y en forma muy efusiva a la población veracruzana que les daba el adiós desde el Muelle de la T.

Le siguió el Libertad, de Argentina, que durante su estancia en Veracruz permaneció anclado a un costado del brasileño; y más tarde el Unión, de Perú.

Todavía a mediodía los veracruzanos y turistas pudieron visitar los otros veleros: Gloria, de Colombia; Esmeralda, de Chile; y el mexicano Cuauhtémoc, anclados a lo largo del Muele de la T; y el Simón Bolívar, de Venezuela, en el recinto fiscal entrando por el Malecón, entrando por la puerta ubicada junto al Mercado de Artesanías.

Las salidas de estos últimos se programaron para la tarde y el anochecer dominical, con excepción del Cuauhtémoc, que partirá este lunes 3 de septiembre a las 8:00 de la mañana.

Por ser domingo y día de asueto, todos los alrededores del Malecón de Veracruz y del Muelle de la T se vieron abarrotados, al igual que el día en que llegaron los veleros. Las colas eran larguísimas, sobre todo para subir al velero Cuauhtémoc y al Gloria, y se estima que la afluencia se podía contar por muchos miles durante los dos días del fin de semana.

Los vendedores de cervezas, raspados y glorias hicieron su agosto en septiembre porque el calor era sofocante y agobiante incluso a la sombra.

Sólo con la ingesta de esos productos fríos se podía soportar la permanencia bajo el sol para apreciar la partida de los veleros que volverán dentro de 4 años, en el 2022, cuando la organización del Festival Velas Latinoamérica estará a cargo de la Marina de Brasil.

HeladioCastro/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO