Xalapa- 2018-09-0213:48:56- Habitantes de los municipios de Alto Lucero y Actopan, así como integrantes de la sociedad civil organizada, realizaron un “Festival por la vida” en la localidad de Palma Sola, uno de los puntos más afectados ante los proyectos de minería a cielo abierto en el estado de Veracruz.

Demandaron el “no definitivo” por parte de las autoridades estatales y federales a las actividades de mineras en Veracruz.

“Sí a la vida, no a la mina tóxica”, es la consigna de los habitantes quienes exigen a las autoridades estatales y federales, poner un freno definitivo a las mineras -canadienses y australianas- que tienen intención de saquear los recursos minerales del estado, esto a costa, señalan, de perjuicios contra todo tipo de vida, incluyendo la humana.

Académicos y activistas en defensa del medio ambiente han resaltado que de concretarse los proyectos mineros a cielo abierto en los municipios de Alto Lucero y Actopan, habrá afectaciones socio-ambientales irreversibles.

PALMA SOLA

Palma Sola, en el municipio de Alto Lucero, sería uno de los lugares más afectados si se concreta el proyecto “La Paila”. Palma Sola es una localidad costera, cercana al cerro La Paila, mismo que sería explotado para la extracción de oro. Además, Palma Sola es cercana a Laguna Verde, por lo que los habitantes recordaron que en ninguna otra parte del mundo hay una mina a cielo abierto o de tajo, casi junto a una central nuclear, lo cual pone en riesgo al lugar y sus habitantes.

Con el inicio de este mes de septiembre, sociedad civil organizada realizó una caminata pacífica en Palma Sola, al grito de “sí a la vida, no a la mina”.

“Queremos agua limpia, queremos árboles, queremos a los animales”, “Palma Sola sin minería”, clamaron en su marcha sobre la carretera federal.

LUCHA, LEGÍTIMA

“En la lucha contra las minas nadie se cansa”, resaltó Emilio Rodríguez Almazán, integrante de La Asamblea de Iniciativas y Defensa Ambiental (LAVIDA).

El activista en defensa ambiental recordó que los cabildos de los municipios de Actopan y Alto Lucero emitieron actas para no dar permisos a las mineras, ni de cambio de uso de suelo ni de construcción. Sin embargo, las mineras siguen en su intento por concretar sus proyectos, por lo que reiteró que la exigencia es el “no definitivo” por parte de las autoridades estatales y federales.

Emilio Rodríguez Almazán deploró que en el país, la Ley Minera privilegia los intereses empresariales, incluso favoreciéndoles con el uso del agua.

“Un puñado de personas quieren apropiarse de esos cerros, triturarlos y convertirlos en onzas de oro. Les decimos que ni todo el oro del mundo les va a alcanzar para convencernos. Nuestra defensa es legítima. Nuestra defensa tiene que ver con el ejercicio de nuestros derechos”.

LeticiaCruz/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO