Regeneración, 4 de septiembre del 2018. Tras las movilización de pescadores ribereños y de altamar de la región noroeste de México, que abarca el Mar de Cortés, Andrés Manuel López Obrador ordenará dejar sin efecto la creación de una supuesta área natural protegida que en realidad serviría para megaproyectos turísticos y hoteleros, impulsado por el grupo Salinas.

Pescadores explicaron al semanario Río Doce que es un plan simulado para favorecer a esa empresa, y el área sería “destinada a la construcción de megaproyectos turísticos y hoteleros en el Mar de Cortés, con la amenaza latente de desaparecer la pesca artesanal e industrial y el cierre de empleos que dan el sustento a alrededor de 200 mil familias”.

Los manifestantes argumentan que se trata de un plan simulador que esconde proyectos privados para construir infraestructura hotelera y facilitar el arribo de lujosos cruceros, donde una organización llamada Coalición por la Defensa de los Mares de México (Codemar) ha desatado una guerra mediática sustentada en la depredación de los ecosistemas marinos en que incurren pescadores y armadores; según publicó Río Doce, de Sinaloa.

El viernes pasado, López Obrador fijó su postura en torno a esta gigantesca Área Natural Protegida y ordenó que una vez que tome posesión se suspenderá el proyecto que pretende cambiar la vocación pesquera de esta zona marítima.

El gobierno de López Obrador analizará, junto con el sector pesquero ribereño y de altamar en el litoral del Golfo de California, una propuesta conjunta de pesca responsable que garantice compatibilidad con los ecosistemas marinos y estuarinos en esta región.

Víctor Villalobos, quien será Secretario de Agricultura en el proximo gobierno, destacó a ese medio que el presidente electo giró instrucciones al coordinador de asesores de su gabinete, Alfonso Romo, para que oficialice la postura de detener este decreto y se analice con bases técnicas y científicas, y con criterios racionales que pongan en el centro de las decisiones el sustento de miles de familias que viven de la actividad pesquera en el litoral del Mar de Cortés.

El dirigente de la Asociación de Armadores del Litoral del Pacífico, Ricardo Michel Luna, presentó un documento firmado por 53 líderes representantes del sector pesquero ribereño y de altamar en los estados de Sinaloa, Nayarit, Sonora, Baja California Norte y Sur y Oaxaca, donde se oponen al decreto.

El “decreto sirve para favorecer intereses de un grupo de empresarios que se escudan en la Coalición por la Defensa de los Mares de México, financiada por el Grupo Salinas”, señaló Luna.

CODEMAR aparece como un organismo integrado por representantes de la sociedad civil, la iniciativa privada, autoridades y académicos —encabezados por Beta Diversidad A.C.—, que se unen en una coalición “apartidista” y sin fines de lucro, con el objetivo en común de proteger la riqueza natural de los ecosistemas marinos nacionales.

Para imponer sus criterios, dijo, los empresarios a través de la CODEMAR simulan una consulta pública entre las comunidades costeras, informando a los pescadores ribereños que no tienen otra opción que abrir los espacios de pesca a las inversiones en hoteles de lujo y arribo de cruceros con el argumento de que les mejorará su economía.

Con información de Regeneración