Es bienvenida la iniciativa de Ley presentada en el Congreso local por el diputado local de Morena, Amado Jesús Cruz Malpica, para reducir a 30 el número de diputados locales, y, a la vez, reducir el número de ediles en los ayuntamientos veracruzanos. Sus argumentos son válidos, como medida de austeridad entre los más destacados. La sobrepoblación distrital electoral y el número de ediles municipales son producto de la partidocracia que en aras de conseguir cobijo presupuestal multiplicó el número de diputados y de ediles con el cuento de una “pluralidad representativa” nunca compprobada en los hechos. Desaparecer 10 diputaciones y un sin número de regidurías implica un sustantivo ahorro de recurso público, acompañado de la inherente satisfacción popular por esta medida por la cual nada se pierde y mucho se gana.