Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com

 

Apenas el día de ayer comenté en este mismo espacio que los enfermos piensan como enfermos; y que generalmente están de mal humor, son intemperantes e imprudentes.  Y si ya son viejos; peor…

Pues no pasaron ni 24 horas antes de que en el Senado de México me dieran la razón -lo de Senado de México es en solidaridad con la demanda para que se aplique el Art. 39 de nuestra Constitución, hasta ese entonces, me niego a utilizar el término República-…

¡Qué papelón tan vergonzoso! Y no me refiero al “encontronazo” entre Fernández Noroña y Muñoz Ledo, quien perdió el control, mintió, se mostró vengativo y lució como todo un autócrata berrinchudo.  Eso es lo de menos…

Ni a la posterior declaración que diera Fernández Noroña, de que había dialogado largamente con Muñoz Ledo –quien le dijo que era un “golpeador”- quien hace recordar a Boris Yeltsin (1931 – 1007) el presidente de la federación rusa que siempre andaba hasta las manitas…

Cabe mencionar que Boris Yeltsin arribó a la Presidencia como independiente, es decir, sin Partido Político que lo apoyara.  Y que más de la mitad de los votantes sufragaron por él…

Sin embargo terminó siendo un repudiado dictador que en 1999 le dejó una nación en crisis a Vladimir Putin, quien la ha sacado adelante con mano férrea, no con amor y paz…

Pero regresemos con los beligerantes senadores que, en bien de México, según declaró posteriormente Fernández Noroña, lo importante era la unión.  Pero conociendo las reacciones del petista, de alguna manera se puede pensar que lo silenciaron…

Sin embargo, uniendo la acción a la palabra, unirse fue precisamente lo que hicieron los morenos, todo tan rápido como la Justicia mexicana, para revotar -ya previamente habían votado en contra- pero después de un solo telefonazo, todo cambió…

El Espíritu $anto de amor y paz hizo de las suyas; y en la revotada siempre sí le autorizaron al senador Manuel Velasco la licencia que solicitó, etc. etc. etc.  Asunto más que conocido…

Pero como el protegido niño bien, fue enseñado a corresponder a los favores recibidos para poder violar y deformar la Constitución a su antojo; algo tenía que darle a cambio a su protector mecenas; y se las dio…

Como se acostumbra en el juego de la democracia inventado por el PRI, al que llaman cabildeo; como niños jugando a la política, con la más grande desvergüenza y sin reflexionar en las consecuencias que tan ilegal hecho traerá…

Se permitió que Manuel Velasco tuviera dos cargos de elección popular al mismo tiempo, y la burla que ello conlleva.  Eso sí que es histórico.  Y lo mismo y también va a cobrar en los dos lados…

Pues ¿qué le dio Manuel Velasco a Andrés Manuel para llevar a cabo tan descarado arreglo? ¿Acaso batean en el mismo equipo de base Ball?  No, no; nada de eso.  Solo le regaló cinco de sus canicas.  No sean mal  pensados…

Sin embargo; toda vez que Manuel Velasco niega que la autorización de su licencia como senador haya tenido algo que ver con los cinco diputados del Verde que se unieron a Morena; y lo mismo también dicen Monreal y Delgado, cabe la posibilidad de que todos estemos equivocados…

No obstante, cumplirle el caprichito al gobernador interino de sí mimo, a pesar de que con ello ganó la mayoría en el Senado, le costó y le costará muy caro al nuevo Señor del perdón y la amnistía; toda vez que trajo consigo la desilusión de muchos que vieron la burda maniobra en su real dimensión; y cuando todavía no toma posesión del cargo…

Cabiendo comentar, que si éste es el cambio ofrecido en la cuarta transformación; pues ¡Uta pa cambio!  Cuando el poder legislativo es tan burdamente manejado, por eso me niego llamar república a lo que vivimos,

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.