Como en el refrán que reza que “cuando la perra es brava, hasta a los de casa muerde”, al gobierno del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, la disidencia magisterial de la CNTE ya le enseñó los colmillos. El anuncio del muy posible regreso de Elba Esther Gordillo, sumado a exigencias y demandas de recursos económicos que son inherentes de una organización como la Coordinadora, acostumbrada siempre a recibir dinero y privilegios de los gobiernos a los que apoyaba o a los que chantajeaba con marchas y plantones a cambio de presupuesto, avizoran que la relación entre el magisterio disidente y el futuro gobierno se puede tensar y pasar de la alianza política y electoral con Morena, a una dinámica de confrontación y presión si no les cumplen sus exigencias y demandas.

El primer aviso ya ocurrió el domingo pasado en Acapulco, en donde las huestes de la CETEG guerrerense, molestas porque Esteban Moctezuma invitó al foro a dirigentes cercanos a Gordillo Morales, reventaron a sillazos y con lujo de violencia el Foro de Educación Participativa en donde se discutiría el futuro de la reforma educativa del peñismo. No hubo consideración ni diálogo al hecho de que se trataba de un evento organizado por el gobierno de López Obrador, el presidente electo que ellos apoyaron en campaña y el que les prometió, a cambio de su apoyo, cancelar una reforma cuyo desmantelamiento o “revisión” ya está en marcha.

Pero el tema no va a parar en las presiones de grupos radicales de la CNTE cuando algo no les guste de lo que haga el próximo gobierno. Ayer en la columna Bajo Reserva de EL UNIVERSAL, se informaba que ya hubo una primer petición de los dirigentes de la Coordinadora a López Obrador para que les garantice beneficios del próximo “presupuesto educativo”, a lo que el mandatario electo habría respondido de manera tajante que en su administración “no habrá presupuesto ni dinero para ninguna organización”, y solo les reiteró su promesa de que aumentará los sueldos de los maestros.

La pregunta es si ¿los liderazgos de la disidencia magisterial van a aceptar un “no” rotundo de López Obrador por respuesta? Sobre todo en estados como Oaxaca, Michoacán, Guerrero y Chiapas, en donde están acostumbrados a negociar siempre, ya sea con los gobernadores o con el gobierno federal, el otorgamiento de recursos y beneficios como el aumento de plazas o las ya desaparecidas comisiones sindicales de las que por décadas se beneficiaron económicamente y que les fueron canceladas precisamente con la reforma educativa.

¿Qué va a pasar cuando la CNTE se dé cuenta que cancelar totalmente —o replantear la reforma educativa si nos atenemos a las dos posiciones que hay sobre el tema en Morena— no significa necesariamente que regresen prácticas y canonjías como el otorgamiento de plazas magisteriales a su disposición, el pago a miles de comisionados sindicales que cobran sin dar clases, la herencia de plazas de maestros entre familiares o incluso la asignación de partidas presupuestales para ser manejadas por sus líderes? ¿Aceptarán dócilmente que todo eso que perdieron con la reforma peñista ya no va a regresar con López Obrador, que tampoco parece dispuesto a darles prebendas económicas y que ya dijo con todas sus letras que en su gobierno “no habrá cacicazgos, ni organizaciones o liderazgos consentidos?”. Eso está por verse.

La última vez que la CNTE tomó la Ciudad de México, en 2015, como medida de presión para el gobierno federal, no sólo se llevó entre las patas la imagen de un jefe de Gobierno como Miguel Angel Mancera, que nunca se recuperó del rechazo y la pérdida de popularidad que le causó no haber actuado con firmeza frente al plantón y bloqueos del magisterio disidente; pero Mancera no fue la única víctima, los líderes de la Coordinadora se comieron también al subsecretario de Gobernación, Luis Nava, y de paso a su jefe Miguel Osorio, que terminaron cediendo en casi todo lo que ellos pedían, incluido el regreso de plazas que ya les habían sido canceladas y la regularización de muchas de esas plazas a las que hasta se les pagó retroactivamente en estados como Chiapas, donde Manuel Velasco también les entregó todo lo que pidieron a cambio de que dejaran de voltearle el estado de cabeza.

Decía un gobernador de Oaxaca que conoce muy bien las entrañas de la CNTE porque él la auspició, la impulsó y mantiene todavía hilos de control con esa organización, que los líderes del magisterio disidente “sólo entienden las razones del dinero” y que “con ellos no se puede razonar ni negociar sino es en términos de cesión de presupuesto educativo y apoyos para sus liderazgos”. Hoy la pregunta es si Andrés Manuel López Obrador, que ya dijo que no le va a temblar la mano con los “cacicazgos sindicales”, encontrará una nueva forma de negociar con la CNTE o lo que es lo mismo ¿cómo va a dominar a la era disidente?

NOTAS INDISCRETAS… No fueron “cuentos chinos” como dijo Peña Nieto, sino “cuentos españoles” y de un padre muy preocupado y angustiado de que se fueran a llevar a sus hijas a vivir al país ibérico. Tal vez la opción ya fue desechada y el Cortijo que ya estaba casi listo para recibir a la ex familia presidencial se quedará esperando, pero de que estuvo entre las opciones analizadas no hay duda. Y si se impuso la idea de Toluca, pues a ver cómo lo reciben sus paisanos… El nuevo lance de la senadora Xóchitl Gálvez, quien ayer pidió que se investigue la observación de la Auditoría Superior de la Federación a un “Programa de Empoderamiento de Mujeres” en Chiapas en el gobierno de Manuel Velasco, ya tuvo respuesta inmediata de la senadora Sasil de León, quien de inmediato pidió investigar un faltante de 78 millones de pesos también observado por la ASF en la Delegación Miguel Hidalgo cuando Xóchitl fue jefa delegacional. Pero el pleito no parará ahí. En Tuxtla Gutiérrez se arma que detrás de la andanada de la senadora panista contra el gobernador Velasco, está la mano de Pablo Salazar Mendiguchía, el ex gobernador que estuvo preso y acusado de corrupción en el gobierno de su sucesor Juan Sabines. Salazar, dicen, tiene especial  animadversión contra Velasco y se lo está cobrando a través de su amiga Xóchitl. ¿Será que es real la conexión Hidalgo-Chiapas?… Los dados repiten Serpiente. Caída libre