Redacción 02-10-2018.- La gran riqueza de lenguas indígenas de México se ha debilitado notablemente y se corre el riesgo de su desaparición, afirmaron hoy expertos en una carta abierta dirigida al Presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

“México cuenta con un importantísimo patrimonio lingüístico, uno de los más ricos y diversos del mundo”, apuntaron los expertos en el documento en el que advierten que actualmente las lenguas mexicanas “están siendo desplazadas por el castellano”.

Firmada por antropólogos y lingüistas, principalmente, esta carta a la que Efe tuvo acceso será entregada a López Obrador en una reunión programada para mañana miércoles, confirmó el doctor José Luis Moctezuma.

Moctezuma, dedicado actualmente a estudiar la lengua de los indígenas seris y mayos en el noroccidental estado de Sonora, ha viajado a Ciudad de México para participar con otros colegas en la reunión con López Obrador.

En la carta, los expertos atribuyen a factores demográficos, políticos, económicos, ideológicos y educativos el hecho de que haya disminuido el uso y la transmisión generacional de los idiomas indígenas en el país.

Oficialmente en México se hablan 68 lenguas indígenas y se tienen registrados alrededor de ocho millones de hablantes de estas lenguas mayores de tres años de edad, según el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

Entre las lenguas nativas más habladas del país sobresalen el náhuatl, el maya, el chol, el totonaca, el mazateco, el mixteco, el zapoteco y el otomí.

Como un paradigma del problema a que se enfrentan las lenguas originarias de México, los expertos apuntaron que los hablantes de éstas se han reducido del 7.6 por ciento de la población en 1990 hasta niveles de 6.5 por ciento en 2015, con datos del Inegi.

Resaltaron el caso de la lengua maya, que en 2015 tenía un total de 859 mil 607 hablantes, principalmente en la Península de Yucatán, pero que hoy ya está dejando de transmitirse al punto que apenas lo habla el 13 por ciento del grupo de entre 3 y 17 años de edad.

Cifras más dramáticas de pérdida de lenguas están entre los mayos (7 por ciento), los mazahuas (10 por ciento), y hay casos a punto del desastre como el de las lenguas yumanas en el estado de Baja California, “que están al borde de la extinción”.

Alertaron que si “no se modifican sustancialmente” las políticas del Gobierno mexicano las lenguas indígenas “desaparecerían irremediablemente en un par de generaciones” y con ellas todo el inventario de conocimiento tradicional de estos grupos.

Para los expertos, los idiomas son, a través de sus hablantes “documentos vivientes” que encierran importantes claves relativas a la biodiversidad, al pasado histórico de los pueblos y una materia prima para mantener la tradición y la creación literaria.

El desplazamiento de un idioma por la expansión de otro es síntoma de una relación asimétrica y “no se puede hablar de una relación democrática entre sociedades y culturas si no va aparejada con la armonización y normalización de las lenguas involucradas”.

En la carta al Presidente electo, que gobernará México del 1 de diciembre de 2018 al 30 de septiembre de 2024, los expertos alertaron que si no cambia la situación “muy pronto la mayoría de los idiomas de México habrán perdido la masa crítica de hablantes necesaria para su recuperación”.

Le expresaron que la actual generación puede ser la última que puede hacer algo para evitar la catástrofe que representaría la pérdida del patrimonio lingüístico del país.

Por ello, conscientes de que la actual situación política del país permite proponer políticas transformadoras, los expertos piden a López obrador revisar las políticas del país relacionadas con las lenguas indígenas.

Se dijeron dispuestos a detallar a López Obrador la situación lingüística del país y a contribuir con directrices y soluciones que pueden favorecer la supervivencia y el florecimiento de los idiomas “en los que se sustenta parte de la historia y la identidad más profunda de México”.