Sociedad 3.0 

Los diputados del Congreso del Estado aprobaron la ortotanasia, o Ley de Voluntad Anticipada, para que las personas con enfermedades terminales puedan suspender su vida, sin el empleo de medios desproporcionados y extraordinarios para mantenerla.

La propuesta fue de la presidenta de la Mesa Directiva, María Elisa Manterola Sáinz.

El proyecto establece que la voluntad anticipada es un tratamiento médico que disminuye el dolor de un paciente terminal, pero no acelera la muerte ni trata de prolongar su vida. Es un rechazo a lo que llaman ensañamiento terapéutico.

Los ciudadanos veracruzanos podrán elaborar un documento de manera administrativa ante el Hospital donde son atendidos o ante un notario público para pedir la muerte digna en caso de que sea necesario.

La ortotanasia se entiende como el derecho del paciente a morir dignamente y se distingue de la eutanasia en que la primera nunca pretende adelantar deliberadamente la muerte del paciente.